¿Etiquetas o sellos para marcar ropa?

¡Hola a todos!

A un mes de comenzar el curso escolar de nuevo, ya me he puesto manos a la obra con poner el nombre de #hermanitomayor a la ropa o zapatos “nuevos” que compré cuando acabó el curso y que se quedó sin marcar en el curso pasado.

Cuando empezó la escuela infantil con 2 años y medio, compré por influencia de todas las bloggers e influencers de Instagram (tonta que es una y se deja influenciar…) un pack de etiquetas termoadhesivas de la marca Stitckets para poder marcar todo lo necesario para la guardería: etiquetas para la ropa y la muda, para el calzado, para la botella de agua, la mochila… No era barato, pero tampoco caro. Me pareció una idea interesante y muy atractiva para marcar la ropa de los niños: era etiquetas personalizables, que justo antes de realizar la compra por internet elegías color, tipo de letra, si deseabas incluir un pequeño dibujito para hacerlo todo aún más cuqui, etc. En el pack que yo pedí venían etiquetas de vinilo que se pegaban ejerciendo presión sobre superficies como botellas o la portada de algún libro o la plantilla de un zapato, dos etiquetas en formato llavero para enganchar en la cremallera de una mochila o estuche, y lo demás eran etiquetas termoadhesivas para pegar en la ropa. Para que se pegaran, era necesario usar la plancha y colocar un pequeño papel que en el propio pack incluían, entre la plancha y la etiqueta, para evitar que ésta se pegara en la plancha.

 

stickets
Imagen de Stickets

 

Al principio estaba encantada. Pero si os soy sincera, poco a poco, mi entusiasmo se fue esfumando. Empecé a estar cansada de tener que sacar la plancha cada vez que tenía que marcar una prenda nueva y, para colmo, no siempre era tan sencillo como parecía. Algunas veces me quemé los dedos intentando sujetar el papel para que no se moviera mientras pasaba la plancha. Otras veces me cargué ropa completamente nueva al colocar la etiqueta, porque no todos los tejidos soportan bien la alta temperatura a la que hay que pasar la plancha para que la etiqueta se pegue bien. Y otras veces por más que sujeté el papelito, la etiqueta en un segundo se me movía y acababa arrugada, rota, o torcida, y ya era imposible de enmendar el error…

Como venían tantísimas etiquetas en ese pack que pedí, me sobraron muchísimas y las aproveché para el primer curso en el colegio… Todavía duran la mayoría puestas, aunque algunas han empezado a despegarse. Pero después de tanto trote, en cuanto a durabilidad, no tengo queja alguna, la verdad.

Aún me sobran bastantes etiquetas termoadhesivas, pero he acabado tan harta de la pérdida de tiempo de ponerlas con la plancha (y ahora que no tengo un solo peque, sino dos, el tiempo no me sobra, ¡me falta!)  y lo incómodo que me ha resultado durante estos dos cursos ponerlas… que he acabado tirando la toalla y comprando un sello marcador de ropa (que además sirve también para el calzado, libros, mochilas…).

Ahora bien, en la actualidad hay tantas cucadas y moderneces que existe un amplio abanico de posibilidades donde elegir un sello para marcar la ropa: existen varias tiendas online que te diseñan el sello que tú quieras y al comprarlo te lo mandan con su tinta correspondiente indeleble, o puedes comprar sellos con imprentilla donde tú mismo seleccionas las letras y formas las palabras que tú quieras. Yo opté por la segunda opción, porque con un mismo sello puedo cambiar las letras y poner un nombre u otro y marcar la ropa tanto de #hermanitomayor como de la #chiquitina, cuando a ella le llegue el turno de ir a la escuela infantil, y no tengo que andar gastando dinero comprando un sello para cada uno. La desventaja, quizás, es que pierdo algo de tiempo (10 minutos) en quitar las letras de uno, y poner las letras de la hermana (pero al ser hermanos, los apellidos son los mismos, así que sólo cambio el nombre, que tampoco es para tanto).

 

sellomarcadormine.jpg
Foto de Amazon

 

El sello que yo he comprado ha sido un sello abecedario de la marca Minestamp, que encontré en Amazon (Mine compact, por 13€). Este sello ya viene con una almohadilla entintada de color negro (para unas 1000 impresiones), con tinta indeleble que dura hasta 60 lavados, una imprentilla con todo el abecedario con todas las letras repetidas, números, algunos dibujos y símbolos por si deseas darle un toque más especial, poner curso o número de teléfono, y unas pinzas para que sea más fácil manejar las letras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta mañana lo estrené y me resultó muy sencillo de utilizar, y me sorprendió que incluso en las prendas oscuras (que era mi mayor preocupación, ya que #hermanitomayor tiene muchas prendas de color azul marino) quedaba bien el sello y se podía leer perfectamente la tinta negra en el tejido oscuro. Sin embargo, creo que para prendas negras o de un azul marino muy oscuro sería necesario comprar una etiqueta blanca donde sellar el nombre, y coserla o plancharla sobre la ropa. En mi caso no ha sido necesario, porque no tiene ninguna prenda de ese color. Para esos casos pensé que estaría bien una almohadilla de tinta blanca, pero por más que he buscado y buscado, no he encontrado un recambio de tinta blanca para esos casos.

Me queda aún por ver cuánto dura la tinta con los lavados, pero de momento estoy muy contenta con el resultado, y con el poco tiempo invertido en marcar la ropa.

¿Y vosotros qué habéis usado para marcar la ropa de vuestros peques? ¿Lo habéis escrito a mano con rotulador permanente? (yo una vez lo intenté y se corrió la tinta y quedó fatal) ¿Con sello? ¿Con etiquetas termoadhesivas? ¿Bordando el nombre?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .