Nuestro primer Halloween en EE.UU.

halloweenbalcon1
Nosotros también compramos calabazas (las pequeñitas en una granja cercana a casa), y las vaciamos y decoramos. La pintada es de Pequeñina (ella misma la pintó), y la pequeña de al lado es de Hermanito Mayor. La grande es la mamá de las dos pequeñas… 🙂

Dicen que Halloween en EE.UU. se celebra a lo grande… Todo el mundo me lo había dicho y yo también lo creía. Hasta que lo he vivido aquí por primera vez. ¿Es verdad o un mito y mucha publicidad de Hollywood? Pues depende. Depende del barrio y la zona en la que vivas o vayas a ir trick or treating. Hay zonas en las que parece que no fuera Halloween, sin ningún tipo de decoración en las casas, o con apenas unas simples calabazas o espantapájaros pequeñitos en los porches de entrada; y hay otras zonas en las que la decoración es por todo lo alto y muy currada: tela de arañas, esqueletos, calabazas, muñecos hinchables gigantes con forma de calabaza o de Jack (de Pesadilla antes de Navidad), figuras de vampiros, brujas, lápidas y calderos mágicos… Así que todo es relativo.

halloweenentarget
En Target

Por lo general, las familias con niños que viven en una zona con poco ambiente de Halloween (porque sea un barrio más tranquilo o menos poblado, o con vecinos de la tercera edad…) suelen coger el coche e irse a otros barrios o urbanizaciones donde se celebre en condiciones. A nosotros nos ha pillado recién llegados y con un jet lag importante, así que no teníamos muchas ganas de caminar o coger coche e ir en búsqueda de barrios con más vida, y preferimos quedarnos en nuestra urbanización por comodidad tanto nuestra (de los papás) como de nuestros peques. Eso sí, sus disfraces los teníamos listos desde hacía dos semanas y celebrarlo, lo íbamos a celebrar. Nuestra landlord ya nos había avisado de que en la zona comunitaria de la urbanización iban a dejar todo decorado y con chuches para los niños que quisieran acercarse a llenar sus calabazas.

chuches halloween 2

Así que después de una larga hora y media de trámites en el banco, llegamos justos de tiempo para poner los disfraces, coger las calabazas y salir a hacer trick or treating por la urbanización. Lo primero que hicimos fue llegarnos a la sala común para ver qué habían dejado, y mis hijos ya se sirvieron ellos solitos sus primeras chuches en las calabazas. Después justo llegaban otro grupo de niños a nuestra urbanización y los seguimos para hacer truco o trato puerta por puerta.

paseo prehalloween

Lo curioso de nuestra urbanización (desconozco si en otras urbanizaciones o condominios es igual) es que los encargados de la urba dejan una carta y un cartelito a cada vecino, para informar de los horarios aproximados de trick or treating y, si deseas que los niños llamen a tu puerta y dar caramelos, dejas colgado ese cartel en la puerta para informar de que sí estás en casa y sí quieres participar en la celebración del truco o trato. Así se evita molestar a aquellas personas que no desean formar parte de la fiesta (padres recién estrenados con un bebé muy pequeño que esté durmiendo ya a esa hora, personas mayores o enfermas…) o simplemente no podrán estar en sus casas en ese horario. Por regla general, prima ser muy respetuosos unos con otros. Hay quien sí desea dar caramelos, pero no tienen ganas de estar abriendo la puerta cada dos por tres, así que simplemente dejan todas las chucherías afuera y en el cartel de la puerta especifican que por favor te sirvas tú mismo y no llames. Otros dejan los caramelos pero piden que sí llames a la puerta para pedir permiso… Y otros dejan dos bandejas, unas con chuches y otras con fruta para aquellos niños que prefieran algo natural, como es el caso de mi hija pequeña, que no dudó en agarrarse una buena manzana y no quiso coger caramelos ahí.

cartel
Cartel para colocar en la puerta aquellos vecinos que quieren participar en la fiesta de Halloween

Había puertas muy decoradas y otras sin decorar. Había de todo. Había un bol lleno de chucherías con un ojo que se iluminaba, parpadeaba y hablaba; había algunos vecinos que abrían la puerta disfrazados, incluso habían disfrazado al perro (de foca), y había otros que les daban conversación a los niños y se paraban a interactuar con ellos. ¿Había sangre, escenas desagradables y terroríficas? Lo cierto es que no. Estaba todo muy orientado a los niños y se evitaba que los niños de cualquier edad o niños de mayor sensibilidad pudieran pasar un mal trago. La idea es que se lo pasen bien, y cada cual se disfraza de lo que más les guste: unos vecinos (adultos) iban disfrazados de policía, otra señora de mariposa, el perro de foca o de sirenita, los niños iban disfrazados de Gatuno (PJ Masks), de Súper Mario Bros, dragoncitos, gatos… Algo muy inocente y apto para todos los públicos. (Y muy distinto a lo que se estila hacer en los últimos años en España, desde que se adoptó esta fiesta extranjera.)

 

En cuanto a las chuches, son totalmente distintas a las que se suelen dar en España. La mayoría de las chucherías son chocolatinas: Snickers, Twix, M&Ms, Kitkat, Reese’s, Hershey’s… Luego en menor proporción, dan regaliz rojo, ositos de goma Haribo, o algún caramelo blando o duro de sabor a frutas, o chupachups…

chucheshalloween
Sólo una pequeña muestra de las chucherías que le dieron a mis hijos por Halloween

Después de haber recorrido toda nuestra urbanización y llevando ya las calabazas a tope, decidimos dar media vuelta a casa y dar el día por terminado. Estábamos agotados (día largo, con jet lag, y yo cargando bastante rato a un unicornio de 12 kg y pico en brazos…), sudando la gota gorda (hizo una temperatura buenísima e íbamos abrigados pensando que haría fresco a esa hora… acordaos que estamos en Massachusetts), y ya con ganas de darnos una buena ducha, cenar y descansar. ¿Fue un Halloween por todo lo alto? Seguramente no, pero ha sido una experiencia muy buena, tanto para los niños como para nosotros, ya que nos ha permitido conocer a todos los vecinos, los niños se han ido atreviendo con el inglés y a socializar con desconocidos, han dejado de tener miedo a Halloween, y han llegado felices y contentos a casa con sus disfraces (que con suerte les valdrán para el año que viene, si no crecen demasiado) y llenos de chuches para un año entero… El año que viene, con tiempo, averiguaremos a qué otro barrio podemos ir para vivir Halloween en todo su esplendor. Es que ni fotos de las decoraciones he podido pararme a hacer este año, con lo bonitas y curradas que estaban algunas casas… Otro año será 😉

¿Vosotros sois de celebrar Halloween? ¿Os gusta? ¿Habéis estado en EE.UU. por Halloween? ¿Cómo lo celebráis vosotros? Contádmelo en los comentarios 🙂

5 comentarios en “Nuestro primer Halloween en EE.UU.

    1. Gracias Irene!!! Menos mal que no nos topamos con una casa así jajajaja Este año porque llegamos muy justos para Halloween, pero sé que el departamento de policía también organiza una fiesta de Halloween para todos los niños tres días antes del verdadero día de Halloween con muchas actividades para los chiquillos y ver a todos los policías disfrazados de superhéroes de la Liga de la Justicia va a merecer la pena jajajaja así que para el año que viene hemos tomado nota! Ya os contaré!

      Le gusta a 1 persona

Responder a Irene Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .