Ice Castles, New Hampshire

¿Habíais oído hablar de los Ice Castles? Yo desde luego no sabía de su existencia hasta que lo vi en una publicación de Instagram (algunas cosas buenas tienen las redes sociales) de una persona que sigo que vive en EE.UU. Me pareció algo muy chulo y una actividad distinta, genial para hacer con los peques. Miré Google Maps para ver dónde quedaban, y vi que había Ice Castles en distintos puntos de EE.UU. (Dillan, Edmonton…), y afortunadamente teníamos unos en nuestro estado vecino de New Hampshire, en la localidad de North Woodstock, a aproximadamente dos horas y media de viaje. Algo bastante factible con nuestros dos peques.

Yo y mis ocurrencias: tras ver esta publicación en Instagram un viernes por la tarde, serví la cena y saqué el tema mientras comíamos todos en la mesa. A los niños se les iluminó la cara de imaginarse ir a ver unos “castillos” de hielo. Les enseñé las fotos y todos quisieron ir enseguida. Así que nos organizamos para intentar ir al día siguiente. Nos levantamos temprano, cogimos carretera y nos fuimos con toda la ilusión del mundo. Después de diversas paradas en carretera (cosa de viajar con niños), finalmente llegamos al lugar, y al acercarnos al primer muchacho que iba atendiendo a cada persona que llegaba nos preguntó que si traíamos los tickets ya comprados online… Mmmm, pues va a ser que no. No se nos había ocurrido comprarlos con anticipación y tampoco se nos ocurrió leer con detenimiento nada en la página web, salvo la dirección y horarios de apertura y cierre. Pues estaban todas las entradas para comprar in-situ agotadas (standby tickets). No os podéis imaginar la desilusión y decepción que nos llevamos.  No nos imaginábamos que esto pudiera ocurrir… Los peques se pusieron tristes, aunque por suerte no llegaron a llorar y llegaron a medio entender la situación. Para que el viaje al menos no hubiese sido en vano, buscamos un sitio donde aparcar el coche, y estuvimos un buen rato jugando con los peques en la nieve. Ya que New Hampshire está más al norte, el invierno es más frío y nieva aún más. Con lo cual había una generosa capa de nieve allá adonde fueras y témpanos de hielo impresionantes. Merecía la pena parar allí sí o sí.

Hago un inciso… ¿os acordáis cómo se llamaban los témpanos de hielo/carámbanos (los que cuelgan de un tejado por ejemplo)? Es una palabra que me causa gracia: ICICLES. Me encanta aprovecha cualquier circunstancia de vivir en un país extranjero para aprender palabras nuevas de cualquier contexto. Ice floe son capas de hielo que flotan sobre agua. Mientras que Iceberg es un montículo de hielo, que flota también sobre agua, de mayor tamaño, y del que sólo se ve la parte exterior, mientras que bajo el agua permanece hundido la mayor parte del cuerpo de hielo.

Volviendo al tema de los Ice Castles. No somos de rendirnos fácilmente, así que ese mismo día, por la noche, mientras me quedaba con los peques hasta que se durmieran, mi marido fue buscando entradas para poder visitar los castillos de hielo a la semana siguiente. Nos sorprendió los pocos tickets que quedaban disponibles ya para el resto de la temporada. No sólo para el sábado siguiente, sino para cualquier día de las sucesivas semanas. Debo aclarar que los tickets no se compran para todo el día; se compran por horas. Aunque no tienes ningún límite de tiempo en el que debas permanecer dentro, obviamente no puedes entrar antes de la hora que figura en tu entrada. Es para evitar aglomeraciones y se pueda llegar a estropear la atracción.

Nuestra idea original era comprar la entrada de las 3pm-3:30pm, porque así podíamos ver los castillos tanto con luz natural mientras fuera de día, y ya que suele anochecer temprano, sobre las 4:30-5:00pm, podríamos verlos iluminados por dentro con luces leds que por las fotos que vimos resultaba mágico (de hecho es la hora que recomiendan para hacer la visita). Pero lógicamente estaban ya agotadas todas las entradas en ese horario. Sólo quedaban unos pocos tickets disponibles para la 1:30 pm, así que sin darles muchas más vueltas, ¡los cogimos!, porque más vale pájaro en mano que ciento volando… Además era una hora en la que los peques todavía no están demasiado cansados y suelen estar ya recién comidos, y siendo a esa hora, podríamos llegar allí sin prisas y sin la necesidad de madrugar mucho.

IMG_20190202_102823_377

Nosotros cuando salimos de viaje, previamente el día anterior solemos preparar la comida: tomatitos cherry, zanahorias baby, croquetas/filetes empanados, pollo a la plancha troceado, pepino en palitos, mandarinas, plátanos, tortitas de plátano… comida que no suela manchar y que sea cómoda de comer en cualquier lugar, incluso en el coche, y así no vernos obligados a aparcar y buscar un lugar donde sentarnos. A pesar de llevar un buen cargamento de comida, solemos hacer alguna pausa en el trayecto, para que los peques (y nosotros jeje) vayan al baño, y estiremos todos las piernas.  Las vías de servicio de por aquí están genial, con gasolineras, baños muy amplios y limpios (y baños para familias), distintos restaurantes para comer, puntos de información turística, tiendas de souvenir…

IMG_20190202_121219_863

Nosotros llegamos a las 13:15, pero mientras aparcamos y caminamos hasta la taquilla, eran las 13:20 (teníamos la entrada para las 13:30), y nos dejaron pasar sin problema. Una cosa que vimos nada más llegar, era que se vendían combos que en la página web no vimos que se podían incluir al comprar la entrada, con los que puedes dar un paseo en trineo tirado por caballos.  El paseo tengo entendido que dura unos 20 minutos y te llevan por el bosque hasta el río, y luego vuelven a llevarte hasta los castillos de hielo. Nosotros no lo pudimos hacer, porque nos dimos cuenta ya tarde, pero para que lo sepáis, que no os pille por sorpresa si es algo que os pueda interesar.

IMG_20190202_132357_516

Una vez dentro, te puedes quedar todo el tiempo que quieras. Aunque nosotros estando a -15º, no pudimos aguantar más de 3 horas, lo cual teniendo en cuenta que todo es en el exterior y estas rodeado de hielo y nieve, bastante es. Por lo tanto, si estáis pensando ir, hay que ir bien abrigaditos, con capas de ropa, botas de nieve (y a ser posible con pinchos para caminar sobre hielo), y ropa de nieve, así como guantes térmicos. Al principio puede que estés bien, pero al ir pasando tiempo, iras notando el frío sobre todo en cara, orejas, manos y pies. Mis peques iban bien protegidos con doble capa de ropa y ropa de nieve, botas de nieve y guantes de nieve, y aún así a las 2h 30 ya se iban quejando un poco de tener frío en los pies. Nosotros en cambio no tenemos ropa de nieve, así que empezamos a notar el frío antes. ¡Pero mereció totalmente la pena!

IMG_20190202_132411_472

IMG_20190202_132624_525

IMG_20190202_132636_582

IMG_20190202_132650_747

¿Qué se puede encontrar allí? Construcciones de hielo impresionantes (creadas por el hombre cada invierno; no son maravillas de la naturaleza que se crean solas), con carámbanos de hielo preciosos, fuentes, túneles, toboganes tanto para los más peques como para los mayores… Había un tobogán/túnel muy largo por el que te tirabas en trineo, que realmente hacía las maravillas de personas de todas las edades, incluso la tercera edad se animaba a tirarse por allí. Yo me quedé con las ganas de tirarme, al igual que mi Pequeñina, pero ella sólo quería tirarse en brazos míos, y en este caso, no se podía; cada persona tenía que ir en un trineo y cada trineo por un tobogán distinto. Eso a mi peque no le gustó ni un pelo, así que prefirió quedarse conmigo abajo esperando a que Hermanito Mayor y papá bajaran en trineo.

 

Mientras caminas por los castillos te puedes encontrar algunas princesas Disney, pero lógicamente las más solicitadas son Elsa y Anna de Arandelle. Todos los peques quieren acercarse y hablar con ellas, preguntarle a Elsa cómo ha podido hacer esos castillos, y hacerse unas fotos con ellas. Durante todo el día una señora va por los castillos con una cesta llena de goodies repartiendo entre los peques por todo el castillo sellos, pomperos, candy canes, y otros regalos. Son detalles que hacen mucha ilusión. Algo más apartado de toda la zona de castillos, en una zona más boscosa hay un pequeño puesto donde puedes comprar chocolate caliente, galletas o cinnamon buns recién salidos del horno, bien calentitos, y tomarlos junto a unas estufas con hogueras (donde todo el mundo se quedaba eternamente para intentar entrar en calor jeje).

IMG_20190202_145010_744

IMG_20190202_145249_128

IMG_20190202_145021_913

IMG_20190202_144918_361

IMG_20190202_144822_614

Aunque existe una hora determinada de entrada, especificada en la entrada de cada visitante, luego cada cual es libre de quedarse todo el tiempo que quiera (los horarios los podéis consultar aquí). En la página web informaban de que el tiempo de visitar los castillos solía rondar entre 30 minutos a una hora, aunque nosotros estuvimos cerca de 3 horas, y los peques no querían marcharse aún (mis manos ya no respondían ni podía mover los dedos por el frío… así que fue el motivo por el que decididimos irnos aun provocando un berrinche en los niños). Lo que no te dejan es entrar y salir, para volver a entrar más tarde en el mismo día. Una vez que sales, ya no puedes volver a entrar. Por eso quisimos aprovechar el máximo tiempo posible allí. ¡Ah! y tampoco se puede meter comida ni bebida del exterior. Aunque nadie inspecciona mochilas… Ahí lo dejo caer 😉

 

Una cosa curiosa que, si lo piensas tiene toda la lógica del mundo, es que no es un lugar accesible para carritos de bebé… Pero recomiendan que a los bebés los lleven en mochilas de porteo y a los niños muy pequeños en trineos. Y prácticamente cada familia llevaba sus propios trineos donde llevaban a los peques, y así no se cansaban demasiado. Nosotros no caímos en llevarnos nuestros trineos, y después de varias horas allí, nuestra prole ya sí que estaba cansadilla, sobre todo Pequeñina. Así que es algo a tener en cuenta para próximas visitas.

Cuando por fin conseguimos arrastrar (y no miento) a los niños hasta el coche, nos quedaban 2 horas y media de viaje hasta casa, que al final acabó siendo algo más. Siempre hacemos alguna parada para ir al baño o que los niños caminen algo, y esta vez se habían zampado ya toda la comida que había preparado yo, y seguían con hambre, así que paramos a cenar por el camino en una vía de servicio, y así al llegar a casa, sólo teníamos que poner pijamas, cepillar dientes y directos a la cama. En esta vía de servicio había 2-3 restaurantes para elegir dónde comer, pero las opciones de comida eran muy similares… y poco sanas. A mi hijo se le metió entre ceja y ceja probar un grilled cheese sandwich, y Pequeñina que todo lo que quiere el mayor, también lo quiere ella, no iba a ser menos. Así que esa fue la cena sanísima que se metieron entre pecho y espalda. ¡Qué le vamos a hacer! No siempre se puede comer sano, y aquí en EE.UU. si comes fuera de casa, es difícil encontrar opciones 100% saludables (¡aunque no digo que sea imposible!).

 

IMG_20190202_175223_181
Molino de agua, del siglo XIX, que estaba dentro del edificio que había en la vía de servicio, junto a todos los restaurantes, baños y tiendas. Y seguía en funcionamiento.

¿Conocíais los Ice Castles? ¿Qué os parecen? ¿Iríais a verlos? Pues si os interesa, pero no estáis cerca de New Hampshire, podréis encontrarlos en otros estados de EE.UU., así como en Canadá, Suiza y Finlandia (en cada lugar son totalmente distintos creados por distintas empresas; sólo conozco los castillos hechos por Ice Castles, aquí en EE.UU, así que quizás lo que aquí explico de las condiciones y normativa, no sea aplicable a otros castillos de hielo).

Un comentario en “Ice Castles, New Hampshire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .