Actividades extraescolares: ¿a qué hemos apuntado a Hermanito Mayor aquí?

Las actividades extraescolares es un tema que a veces trae de cabeza a los padres. ¿Apuntarlos a alguna actividad o dejarles las tardes libres? Yo siempre fui de la opinión contraria a las actividades extraescolares, porque me pasé la infancia sin tener tiempo de ser simplemente niña y poder jugar. En el colegio teníamos clases por la tarde también, y luego además tenía conservatorio, catequesis, clases de conversación de inglés, clases de francés en el instituto francés para prepararme el DELF y el DALF… Y luego hacer todos los deberes que mandaban en el colegio, en el conservatorio, y en las clases de francés. Vivía tan estresada, que recuerdo que no me sentía nada feliz. Y siempre tuve claro que a mis hijos los dejaría ser niños y sólo los apuntaría a algo si ellos me lo pedían, y sin saturarlos, dejándoles tiempo libre para jugar, leer, o simplemente descansar.

Luego cuando me convertí en madre cambié un poco mi opinión. Sigo pensando que a los niños hay que dejarlos ser niños, y dejarles tiempo para jugar y disfrutar en familia. Pero por ejemplo tuve claro que debía apuntarlos a natación para que supieran defenderse en el agua, en caso de que haya un accidente en una piscina o en la playa. No busco que sean nadadores profesionales, y de hecho, me importa bien poco si dominan la técnica y las brazadas, o si nadan estilo perrito toda su infancia. Me da igual. Lo que siempre quise desde que soy madre es que si se caen al agua, sepan mantenerse a flote y llegar al borde o escalera y salir del agua. Punto. Es una cuestión de seguridad. Yo no sé enseñarles eso, lo he intentado y he visto que no soy capaz; por eso busqué clases de natación para ellos. Hermanito Mayor fue varios años y ya sabe nadar y bucear, aunque le queda aún por aprender un poco más. Pero Pequeñina solo pudo ir por primera vez el curso pasado unos meses y su carácter miedoso e inseguro ha impedido que aprendiera a la velocidad que lo hizo su hermano. Con lo cual ella todavía no sabe mantenerse a flote ni llegar al borde de la piscina ni mucho menos.

Por otro lado, hace un par de años, Hermanito Mayor estuvo medio curso en España desescolarizado (por problemas serios con el centro educativo y su tutora que le dejaron graves secuelas), por lo que estuve haciendo con él homeschooling; así que ese curso, además de la natación, lo apunté a música para que tuviera la oportunidad de conocer y tocar instrumentos musicales, al mismo tiempo que estaba con antiguos amiguitos del cole. Pero salvo ese curso, el curso pasado volvió a estar apuntado sólo a natación, junto con su hermana.

Este curso me llevaba pidiendo desde el verano que lo apuntara a fútbol, porque todos sus amigos estaban en fútbol. Como estábamos preparando la mudanza, le prometí que cuando estuviéramos asentados aquí, le buscaría fútbol o alguna actividad extraescolar que le gustase. Al llegar aquí estuve buscando y buscando, y he de decir que aquí las actividades extraescolares me parecieron CARAS. No, caras no, carísimas (al menos en Massachusetts y de acuerdo a nuestro presupuesto). Y dependiendo de si son actividades muy solicitadas por su popularidad, como el ballet, la gimnasia rítmica, el béisbol, el karate, el fútbol americano o europeo… el precio sube de forma exagerada. Para que os hagáis una idea el precio de ballet puede rondar los 150-200$ por 6 semanas. Que esa es otra: la duración de las actividades extraescolares está determinada por temporadas o seasons, que suelen ser 6-8 semanas; y a lo largo del año encontramos la temporada de otoño 1, otoño 2, invierno, primavera 1, primavera 2, y en verano suele haber campamentos (genéricos, o especializados en alguna actividad en concreto, como tennis, o natación), aunque la división por temporadas puede variar de un lugar a otro. Así que debes estar todo el curso estando pendiente de apuntarlo para la siguiente temporada o te quedas sin plaza.

Yo estaba ya por tirar la toalla, hasta que encontré por casualidad un club social (no diré el nombre por cuestiones de privacidad). En este club social ofrecían una gran oferta de actividades extraescolares para niños y adultos, y los precios me parecían algo más razonables (aunque había precio reducido si eras socio del club, pero claro, a cambio pagas una mensualidad). A mi marido le habían hablado bien de este club que casualmente estaba justo frente a su oficina, así que fuimos un día a informarnos. Para nuestra sorpresa, por trabajar mi marido en la empresa que estaba cruzando la calle, nos hacían un descuento en las mensualidades de 30$, ofrecían algunas extraescolares gratuitas para socios, y además por ser socios podíamos usar las instalaciones siempre que quisiéramos: piscina cubierta familiar o de natación así como al aire libre, gimnasio para adultos, gimnasio infantil, pistas de atletismo en interior o al aire libre, salas de usos múltiples (que se pueden reservar para celebrar cumpleaños o cualquier otro evento),  guardería gratuita por 2 horas al día, parque infantil en interior o exterior…

Decidimos apuntarnos porque el invierno aquí es largo, y se agradece tener opciones para salir de casa y moverse, sin tener que estar pasando frío en la calle, y además tener la posibilidad de apuntar a los niños a actividades extraescolares, algunas gratuitas. Justo cuando acabábamos de hacernos socios e íbamos a apuntar a Hermanito Mayor a soccer, él cambió de opinión y dijo que ya no quería… Después de todo el tiempo que había invertido en buscar y rebuscar un lugar para apuntarlo a fútbol que estuviera dentro de nuestro presupuesto. Entonces le propusimos apuntarlo a natación, como había estado haciendo los otros cursos. Pero mi hijo es un ser de costumbres, y decía que sin su querido profesor de los otros años anteriores, no quería. No lo quisimos forzar, porque bastantes cambios ha tenido que sobrellevar en tan poco tiempo (nuevo país, nuevo idioma, nuevo colegio, nuevas profesoras, nuevos compañeros…). Sin embargo, en el cole durante el invierno apenas los pueden sacar al recreo porque está todo tan cubierto de nieve que no se puede jugar; además al estar él solo a media jornada, a veces no les da tiempo a que salgan al recreo en la mitad del día en la que él está en clase. Con lo cual siendo un niño tan activo como es él, estar siempre encerrado y sin hacer ningún tipo de actividad, lo acaba poniendo más nervioso. Debíamos encontrar una actividad alternativa que sí quisiera hacer, para que desfogue y pueda canalizar tanta energía de manera productiva. Hablando con una chica que trabaja en la recepción del club, ésta nos informó que iban a abrir el plazo de matrícula para una actividad para niños de 5-6 años, que para los socios del club era totalmente gratuita: Sports Mash-up. Algo así como “multideporte”. Sería como una toma de contacto con distintos deportes, cada semana se centrarían en uno en concreto, y lo harían de forma totalmente lúdica y relajada. Nos pareció una buena opción para nuestro hijo, ya que no tenía muy claro qué deporte le gustaba y cuál no, y le vendría genial para pasárselo bien jugando con otros niños fuera del colegio, desfogar,y aprender un poco de otros deportes que quizás le puedan gustar y que, sin esta introducción, no los hubiera llegado a conocer. Lo hablamos con Hermanito Mayor y, aunque al principio estaba con dudas, una vez que empezó la primera clase, va encantado. Se lo pasa genial, de momento lleva 3 semanas (de un total de 8 semanas), va una vez a la semana, y han jugado al baloncesto, soccer, tball, y juegos más tradicionales como duck, duck, goose, pollito inglés, pilla pilla… Está encantado. Nosotros nos quedamos en el mismo gimnasio donde juega y vamos viendo sus progresos, y a Pequeñina le encanta hacer de recogepelotas. Todos contentos. Dado el éxito que ha tenido esta actividad, en unos días volverán a abrir plazo de matrícula para ofrecer una segunda temporada de Sports Mash-up hasta junio (así que lo volveremos a apuntar y, por ser socios del club, nos saldrá gratis -de lo contrario nos saldría por 64$).

En unas semanas empezará una segunda actividad que él nos pidió, Tball. Así que lo hemos apuntado a una liga de Tball que empieza en abril, que también se lleva a cabo en el club social, y aunque no nos ha salido gratis, sólo hemos tenido que pagar 10$ (si no fuéramos socios, nos habría salido por 104$) y en ese precio ya está incluida la camiseta que deberá llevar. Esta liga dura otras 8 semanas y tendrá clase una vez a la semana (algunas semanas tendrá clases y otras semanas tocará partido).

Es cierto que cada mes estamos pagando la mensualidad del club, pero además de las actividades extraescolares, estamos acudiendo varias veces en semana para que los peques jueguen en el gimnasio, o los llevamos a la guardería si tenemos nosotros trabajo pendiente que hacer, o bien vamos todos a la piscina familiar.

A Pequeñina la hemos querido apuntar a algo que ella quisiera, pero por su timidez no ha querido ninguna actividad. He intentado que siguiera con sus clases de natación enseñándole yo a ella en la piscina cubierta del club, pero como ya os dije anteriormente, no soy capaz. Ella sólo quiere ir en brazos porque le da miedo (le gusta el agua y la piscina, pero le da miedo no estar en brazos), y se agarra tan fuerte a mí como una garrapata. Sin embargo hace un par de semanas vio las clases de natación de niños de su edad y ella quiso que la apuntásemos. Pero nuestro gozo en un pozo, porque hasta que no tuviese 3 años no nos dejaban apuntarla a clase de natación, a no ser que fuera matronatación, estando cada peque con su progenitor en el agua. Lo cual, conociendo a mi hija, no serviría de nada para que aprenda a nadar. El año pasado con una profesora (como es tímida hacía lo que le decía la monitora sin rechistar) se fue animando a sumergirse bajo el agua e intentar llegar a la escalera. Pero conmigo no hay manera. Así que lo mejor es esperar a que cumpla los 3 añitos y apuntarla con una monitora que sepa enseñarle (afortunadamente sólo le falta 1 mes para cumplir los 3 años, justo a tiempo para empezar las clases de la temporada primavera 2 de natación, que justamente empiezan el mismo día que ella cumple 3 años). EDITO: finalmente la hemos podido apuntar a natacion a Pequeñina y ¡va encantada! Inicialmente tenía clase con una profesora, pero ésta no lograba hacerse entender por Pequeñina (luego me ha confesado que no le gustaba esa profesora y se hacía la loca) y nos sugirió que la cambiáramos a otro grupo con otra monitora que hablaba español (y en caso de que no entendiera el inglés, le pudiera traducir algo si estaba la peque muy perdida). Con la nueva profesora está feliz, disfruta muchísimo, siempre se ofrece voluntaria para probar nuevos ejercicios, y no hace falta que le traduzca nada, porque realmente entiende perfectamente el inglés… Estos niños son a veces unos listillos. Lleva 3 semanas y de momento le ha perdido todo el miedo que le tenía al agua, se sumerge sin problema bajo el agua, salta a la piscina y se mantiene a flote tumbada de espaldas, prácticamente sin ayuda. Todo un logro para ella.

Además de estas actividades extraescolares para niños, también ofrecen clases de yoga, barre, zumba, bootcamp, etc para adultos (que nos salen gratuitas al tener la membresía familiar), y espero el curso que viene poder apuntarme a alguna. También tienen clases de cocina sana, nutrición, lengua de signos americana, y actividades para familias homeschoolers… De hecho estoy pensando en apuntar, para los meses de abril-junio, a mis dos peques a STEM* mash-up, para niños de 3-5 años (clases en las que se abordan áreas como la ciencia, la ingeniería, robótica, matemática e incluso cocina, desde un punto de vista práctico haciendo experimentos). EDITO: finalmente no los he apuntado a ninguna extraescolar nueva más, porque Hermanito Mayor está yendo ya a Sports Mash-up y a la liga de T-ball (¡ya empezaron los partidos y lo disfrutó muchísimo!), y Pequeñina va a natación y también nos pidió hace una semana que la apuntáramos a Sports Mash-up junto con su hermano, así que ahora van los dos juntos. Sí los hemos apuntado a algunos talleres de STEM y manualidades que organiza la biblioteca municipal, así como a un campamento de verano para Hermanito Mayor la semana antes de empezar el cole el próximo curso (para que le sirva de repaso y toma de contacto con el idioma después de pasar todo el verano hablando español y estando con la familia en España…)

¿Vosotros qué opináis: a favor o en contra de las actividades extraescolares? ¿Veis muy diferentes las actividades extraescolares de EE.UU. con las de España? ¿Qué opináis de los precios? ¿Vuestros hijos van a alguna extraescolar? Si os ha surgido alguna duda leyendo este post, preguntadme que estaré encantada de resolvéroslas.

*STEM es un programa educativo que engloba ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (de hecho es el acrónimo de las palabras Science, Technology, Engineering and Mathematics) desde un punto de vista práctico, de experimentación en primera persona, trabajando en grupo, buscando soluciones reales a problemas reales en estas disciplinas.

2 comentarios en “Actividades extraescolares: ¿a qué hemos apuntado a Hermanito Mayor aquí?

  1. Yo aún no tengo experiencia en extraescolares con el bebé pero creo que son bastante diferentes, desde el precio hasta quien lo oferta. Aquí yo creo que son los colegios los que más extraescolares ofertan, allí no?

    Me gusta

    1. tanto en España como aquí los colegios ofrecen actividades extraescolares. Aquí descarté apuntarlo a las del colegio porque el precio era similar al del club, pero la diferencia radicaba en que consistía todo en ligas con mucha competitividad entre equipos, y viajes a otras ciudades para los partidos, y eso para mi hijo de sólo 5 años no lo quiero, la verdad. Quiero que simplemente aprenda y se lo pase bien. Nada de campeonatos ni viajes. En los coles de la zona donde yo vivía en Sevilla descarté las actividades extraescolares porque, aunque estaban tiradas de precio, el nivel de enseñanza era muy bajo; era más bien una opción más para mantener a los niños entretenidos con alguien mientras los padres seguían trabajando o haciendo sus quehaceres diarios… En inglés, por ejemplo, se limitaban a darle una hoja para colorear durante una hora y listo. Otras actividades como patinaje consistían en darles los patines y dejarlos que hicieran lo que quisieran en las pistas del colegio, sin explicarles como frenar, girar o desenvolverse con los patines. Para eso prefiero gastarme algo más y apuntarlo en un lugar especializado, aunque suponga vivir con el cinturón muy ajustado, pero que le sirva para aprender realmente algo bien.
      Quizás sea una opinión sesgada, pero es lo que yo he visto y conocido en mi entorno. Aquí desde luego me queda mucho por descubrir y si encuentro clases de música u otra actividad en el colegio público el curso que viene, quien sabe si lo apuntaré o no (siempre que mi hijo quiera), de momento me he centrado en buscar las actividades por las que mi hijo sentía interés (deportivas).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .