DIY: flores de fieltro

El otro día fuimos a un taller que organizaba la biblioteca de nuestra localidad, para hacer flores de fieltro. En la página de la inscripción ponía que era una actividad recomendada para niños de más de 5 años, así que sólo apunté a Hermanito Mayor.

Sin embargo, tuve que ir sola con los dos peques (mi marido tenía que trabajar). Así que antes de empezar el taller busqué algunos libros y puzzles para mantener a Pequeñina entretenida mientras mi hijo mayor estuviera ocupado con el taller. Para mi sorpresa, una vez que la bibliotecaria explicó el paso a paso de la manualidad, realmente no tenía gran dificultad, ni se necesitaba coser o usar pistola de pegamento. Pregunté a la bibliotecaria si podría sumarse al taller mi hija, y afortudamente no hubo ningún inconveninte. Mi hijo de 5 años pudo hacerlo perfectamente solo, sin ninguna ayuda y mi hija de 3 años, aunque necesitó algo de ayuda a la hora de terminar las flores en algún punto en concreto, por lo general, pudo hacer casi todo ella de manera bastante autónoma.

Como ha sido una manualidad que les ha encantado, los tuvo entretenidos 1 hora, y es bastante fácil, creo que puede ser una buena idea compartir por aquí, para tener una actividad distinta para hacer en casa en días de mal tiempo, o incluso si tenéis pensado un viaje largo (en avión por ejemplo), o para hacer en el cole si sois maestras, como una forma divertida de abordar algún proyecto educativo en infantil, como la primavera o regalo para el día de la madre.

¿Qué necesitáis?

  • Pipe cleaners de color verde (creo que en España se llaman limpiapipas)
  • Láminas de fieltro de muchos colores
  • Botones de colores, de distintas formas (que sean grandecitos, pero planos)
  • Tijeras
  • Lápiz

Pasos:

Si es una actividad para niños de 3-6 años, deberías dejar lo que serán los pétalos de las flores ya recortados. Para ello, dibuja en láminas de diferentes colores, flores de distintos tamaños y formas, y cículos de diferentes diámetros. Recortadlos y hacedles dos adujeros en el centro, con 0,5-1cm de distancia entre ellos. Podéis aprovechar y hacer hojas verdes y recortadlas (no hace falta hacerles agujeros a estas hojas), si queréis añadidlas al tallo después.

Ahora dejad ya clasificados los “pétalos” (las flores y círculos recortados de fieltro) por tamaño en distintos platos/recipientes. Asimismo colocad los diferentes botones en un recipiente a parte, las hojas verdes en otro recipiente, y por otro lado los limpiapipas; lo colocamos todo organizado por tamaño y según el orden en el que se van a utilizar, en el centro de la mesa en la que vayáis a llevar a cabo la manualidad. De esta forma les resultará más fácil a los niños entender, estructurar y visualizar bien cómo llevar a cabo el proyecto.

Dejamos que los niños elijan cómo quieren diseñar sus flores, indicándoles que deben elegir un botón, y una pieza de fieltro de cada tamaño.

Una vez que lo tengan claro y hayan diseñado la flor como a ellos más les guste, es el momento de coger un limpiapipas. El niño deberá coger la flor de fieltro de mayor tamaño en introducir el limpiapipas por uno de los orificios que hicimos nosotros anteriormente en el centro de la flor. Después seguirá haciendo igual con el resto de flores de fieltro, siguiendo el orden de mayor a menor, hasta que por último colocará el botón también en el limpia pipas.

Dependiendo de la longitud que el niño quiera que tenga el tallo, dejaremos las flores de fieltro a una altura u otra del limpia pipas, asegurándonos de que sobresale al menos 1/3 del limpiapipas por el extremo de la flor donde está el botón.

Con el limpiapipas que sobra por la parte del botón, lo doblamos e introducimos ahora por el otro agujero del botón, e igualmente seguimos pasando el limpiapipas ahora por el segundo agujero que hicimos en todas las flores de fieltro, hacia abajo.

¿Veis cómo está la flor de la mesa? El limpiapipas ya ha pasado por un agujero de las flores y botón en un sentido, luego lo hemos doblado y hemos vuelto a pasar por el segundo agujero el limpiapipas dejándolo por ahora mirando hacia abajo, detrás de la flor.

Cuando hayamos ya pasado el limpiapipas por el segundo agujero de todas las flores y tengamos los dos extremos del limpiapipas en el mismo sentido, le damos unas vueltas al extremo más corto del limpiapipas, bajo la última flor de fieltro, enrollándolo alrededor del resto del limpiapipas.

Aquí podéis ver cómo queda el extremo más corto del limpiapipas cuando ya lo hemos pasado por el segundo agujero y lo hemos enrollado al tallo, detrás de la flor.

Si queremos añadirle una hoja verde de fieltro, después de haberle dado un par de vueltas al extremo más corto del limpiapipas bajo la flor, podemos colocar la hoja bien pegada contra el “tallo” y con todavía el extremo sobrante del limpiapipas, sujetarlo, dándole unas vueltas más con el alambre. Otra alternativa que quedaría muy bien sería atar un trozo de una cinta bien bonita, a modo de hojas, en medio del tallo.

Si el largo sobrante es bastante largo, lo podéis enrollar tallo abajo, y aprovecháis para ponerle alguna hoja, si queréis.

¡Y listo! Ya tienen la primera flor terminada. Podéis hacer tantas flores como queráis. y si los niños son más grandecitos, pueden ellos encargarse de dibujar, recortar y agujerear solitos el fieltro, dejando antes listas las distintas capas de las flores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .