Cosas que no sabías de EE.UU.: preparados para Kindergarten

Ya os conté en otro post hace tiempo cómo era el colegio en EE.UU., al menos desde nuestra experiencia cursando Pre-K. Mi hijo mayor tiene 5 años pero al cumplirlos en octubre, este año está en Pre-K (que es como 2º de infantil), y le toca entrar el curso que viene en Kindergarten (que sería el equivalente a 3º de infantil, pero es educación obligatoria ya, así que es un curso que está a medias entre 3º de infantil y 1º de primaria de España). {Podéis ver la edad de corte según cada localidad de Massachusetts aquí.} Aquí eso es ya “a big deal“, es como ir al “cole de verdad”, ir a Kindergarten se considera como algo de niños grandes. Bueno, al menos eso es lo que se les dice a los niños de 4-5 años que están a punto de empezar Elementary School, jeje.

Pero entrar en Kindergarten es todo un proceso…

Para empezar debes tener claro a qué colegio quieres que vaya tu hijo. En nuestro caso, descartamos finalmente colegios privados y optamos por el colegio público de nuestra localidad, ya que nos han hablado muy bien de él, y la principal diferencia con los privados de la zona, era que en los privados enseñaban una lengua extranjera, español en su mayoría, (y en el público no) y en nuestro caso no considerábamos que fuera necesario ya que de la enseñanza de la lengua española nos encargamos nosotros en casa.

Al estar nuestro hijo en un preschool concertado con la red de colegios públicos de nuestra localidad, nos hemos ahorrado tener que hacer todo el papeleo de la preinscripción y matrícula. Simplemente nos limitamos a dar nuestro consentimiento para que fuera el colegio en el que está actualmente nuestro hijo el que se encargase de preinscribir y realizar todo el papeleo necesario para la matrícula para el curso que viene.

Asimismo nos hemos ahorrado tener que presentar certificado de nacimiento, de residencia… Ya que todos esos documentos ya los tenía el colegio actual y se los han enviado al colegio del próximo curso.

Lo que no nos hemos ahorrado es de hacer revisión médica y entrega de informes médicos. En principio no iba a ser necesario si estaba cursando en el cole concertado, ya que éste se encargaría de pasar esos informes al colegio público; no obstante, al tener nuestro hijo 5 años y corresponderle una serie de vacunas y pruebas protocolarias por la edad, esa información no la tenían actualizada en la ficha de Hermanito Mayor (lo que tenían era el informe médico que entregamos en noviembre de la pediatra de España); por lo tanto a principios de mayo recibimos en la mochila de Hermanito Mayor un sobre lleno de papeles, una carta de la enfermera del colegio actual y otra carta de la enfermera del colegio del curso que viene, junto con unos formularios. Básicamente nos pedían un informe médico actualizado en el que se incluyese la vacuna de los 5 años, resultados de la prueba del plomo (que se realiza de forma protocolaria aquí en niños de 1-5 años), informe médico sobre el riesgo de padecer tuberculosis, y dos pruebas específicas de visión. En el informe debía estar incluida toda esta información, o de lo contrario se le denegaría la plaza el curso próximo. Así que aunque en abril habíamos ido y le habían vacunado ya, nos faltaba el resto de pruebas que pedían, por lo que hemos tenido que volver al pediatra, para realizar el resto de pruebas y tener el informe completo y actualizado.

Una cosa que sí deben realizar todos los niños que vayan a entrar en Kindergarten es el Academic Screening o también llamado Kindergarten Screening, independientemente del centro educativo del que provengan. ¿Qué es el Kindergarten Screening? Es una evaluación académica a la que se someten todos los niños que por edad les corresponda entrar en Kindergarten el próximo septiembre. Para ello durante 3-4 días, se cita a cada niño a una hora específica (hace un par de meses se nos mandó un formulario en el que podíamos solicitar el día y la hora que mejor nos conveniera para realizar dicha prueba y, unas semanas después, nos entregaron una carta con la fecha y hora confirmadas para la evaluación de nuestro hijo). La evaluación tiene lugar en el colegio en el que cursará Kindergarten (el centro al que irá el próximo septiembre). ¿En qué consiste esa evaluación? Tras llegar al centro, y hacer el check-in (donde nos colocan unas pegatinas identificativas -tanto al niño como a los familiares que lo acompañan- y entregan una carpeta informativa sobre Kindergarten y qué actividades podemos realizar en casa con los peques para ayudarlos a que estén preparados para el curso siguiente y su adaptación sea más sencilla), una profesora lleva de la mano a tu hijo hasta la biblioteca, donde otras profesoras esperan para realizar la evaluación (de forma que ni los padres ni los profesores que evalúan se verán o hablarán antes, durante o tras el screening); la prueba no es individual, sino que la realiza de forma simultánea con un grupo de unos 5-10 niños. Mientras los padres esperamos en una sala de espera, durante los 45 minutos que dura la prueba, los niños realizan diversas actividades: recortan, escriben su nombre, dibujan y colorean, hacen cuentas, hacen juegos (según me contó mi hijo se lo pasó pipa lanzando una mariquita a una flor o saltando a la patita coja), hablan con las profesoras, les preguntan letras, formas geométricas, etc. ¡Dicho así suena algo horrible! Pero realmente los niños salían felices y orgullosos de sí mismos, y sorprendentemente todos salían diciendo “¡me ha gustado mucho!”, “¡me lo he pasado muy bien!”. No sé cómo se realizó con mayor exactitud la prueba porque los padres no podíamos estar presentes, pero deben de hacerlo de forma muy lúdica para que los niños respondan así de bien. Yo me imaginaba que sería algo del estilo a este capítulo de New Girl, pero no fue así en absoluto (y qué alivio). ¿Qué finalidad tiene? En teoría sirve para determinar si realmente el niño está preparado para entrar en Kindergarten, aunque en la práctica nadie “suspende” la prueba; sin embargo, sí sirve para observar/detectar si existe algún tipo de problema o particularidad en la que el niño pueda necesitar un apoyo extra el curso que viene o una adaptación curricular (detectar retrasos de aprendizaje, del habla, TDAH, altas capacidades… o simplemente si el niño es extranjero y no habla el idioma). En función de los resultados de dicha evaluación, cada niño se asignará a una clase u otra en septiembre, o en el caso de niños extranjeros que no hablen el idioma (es algo bastante frecuente aquí, debido al alto porcentaje de inmigrantes que hay), se les dará unas clases de apoyo en lengua inglesa a lo largo del próximo curso para ayudarlos a ponerse al día y que puedan seguir el ritmo del resto de la clase. (Hablo desde nuestra experiencia con la red de colegios públicos de nuestra localidad)

Tras llevarse a cabo todo el papeleo y pruebas, ya solo queda esperar hasta el curso que viene para empezar la nueva etapa educativa. Aunque antes del inicio del curso escolar (el jueves previo al inicio de curso), habrá un día de puertas abiertas para que todas las familias cuyos hijos vayan a empezar Kindergarten el curso siguiente para ir y conocer el colegio en detalle y los niños conozcan cuál va a ser su profesora, su aula, los baños, cómo sería el día a día en el cole… Asimismo organizan un campamento de verano llamado “Kick Off to Kindergarten para aquellas familias que deseen apuntar a sus hijos y quieran estar más familiarizados con el nuevo centro (lo recomiendan especialmente para niños que no han estado en ningun momento escolarizados y nunca se han separado de sus padres). Igualmente se aconseja que durante el verano acudan los niños al patio del recreo del colegio del próximo curso (los patios escolares quedan siempre abiertos de forma pública fuera del horario lectivo, como si se tratasen de parques públicos). Y por último también organizan unas jornadas de orientación unos días antes del comienzo de las clases, que tienen lugar en la propia aula a la que irá el niño. Igualmente nos recomendaron el otro día cuando fuimos al Kindergarten screening que aprovecháramos y paseáramos por el colegio con Hermanito Mayor, para que fuera conociendo el centro y cómo sería su rutina el próximo curso allí (vio la cafetería donde comería con sus compañeros, la biblioteca obviamente, el gimnasio/polideportivo, etc.).

Por otro lado, en algunos sitios como es el Boston Children’s Museum existe un área que simula un aula de Kindergarten, con un autobús escolar junto a esa zona, y monitoras “profesoras” dispuestas a ayudar y responder todo tipo de dudas o preguntas que padres y niños puedan tener (sobre el proceso de matriculación, qué hitos de desarrollo deben dominar los niños para entrar en Kindergarten o qué pueden hacer para ayudarlos a prepararse para la entrada al colegio) y actividades propias de Kindergarten para que los niños se familiaricen y conozcan más en detalle qué es lo que se hace en Kindergarten y cuál es la dinámica de las clases.

Por lo que veo prefieren que los niños empiecen ya familiarizados con el colegio, sabiendo a qué van, qué es lo que harán, y con una buena predisposición, asociando el lugar como un segundo hogar donde se les tratará con mucho cariño y aprenden de forma lúdica, sabiendo que lo pasarán bien, y así se evita la ansiedad, inseguridad o miedo que les suele generar algo nuevo y desconocido, sobre todo teniendo en cuenta que aquí muchos niños no se escolarizan hasta no tener 5-6 años. Me ha parecido que se empatiza mucho con los pequeños y quieren ayudarlos a que la transición sea lo mejor y fácil posible, lo cual se agradece. En España cuando mi hijo empezó el colegio por primera vez no tuvo periodo de adaptación (aunque sé que depende de los centros o si lo solicitan), y aunque hubo un día de jornadas abiertas, éstas estaban más orientadas a los padres que a los niños (de hecho recomendaban que los padres acudieran sin niños, o que los dejaran en un servicio de canguro que ofrecía el centro).

¿Qué os parece? ¿Conocíais todo este proceso para entrar en Kindergarten? ¿Hacen estas evaluaciones a los niños que tienen 5 años en vuestros países antes de entrar en la educación obligatoria?

2 comentarios en “Cosas que no sabías de EE.UU.: preparados para Kindergarten

  1. Pues me parece que sí, que empatizan mucho con los niños y ojalá todo lo hiciesen así aquí… Bueno, a mí algo así me han dicho en la guardería, que harían un día para que fuesen los niños a jugar con los padres para que se familiaricen con el centro…
    Yo creo que aquí no se hace ninguna prueba, como casi todos los niños están escolarizados desde infantil y en el mismo centro creo que no hace tanta falta.
    Me surge una duda, ¿no hay colegios concertados en Elementary?
    Besos

    Me gusta

    1. Es verdad, en las escuelas infantiles en España, al menos en la de mi hijo, sí hacían también periodo de adaptación, para niños menores de 3 años. Pero en los colegios no suele ser así. Sí, hay algunos colegios concertados, serían algo así los charter schools (son privados pero reciben fondos estatales), pero en nuestra localidad no hay nada más que uno, si no me equivoco (y es muy complicado conseguir plaza).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .