4 de Julio: Día de la Independencia

La semana pasada se celebró en EE.UU. una de las fiestas más importantes de este país, Independence Day, también conocido como July 4th o 4th of July. Como su nombre indica, se celebra el día 4 de julio y conmemora el día en el que EE.UU. se proclamó nación independiente del Imperio Británico firmando la Declaración de Independencia en 1776.

EE.UU. es un país muy patriótico y por lo tanto se le da mucha importancia a esta fiesta. ¡Es todo un acontecimiento! Allá a donde vayas encontrarás banderas y sus colores, rojo, blanco y azul en todo: galletas, cupcakes, patatas fritas, tartas… incluso plantan flores de esos colores para adornar las calles, pondrán coronas y lazos en las puertas de las casas y comercios, y no será raro encontrar a la inmensa mayoría de la gente (niños y adultos) vestidos de colores patrióticos. Ese día y días previos se organizan ferias, picnics en parques, festivales, y muchos fuegos artificiales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Cómo fue nuestro 4 de Julio?

Originalmente habíamos pensado ir a la celebración del Día de la Independencia a Boston, ya que es uno de los lugares más recomendables de la zona de la costa este (después de NYC y Washington D.C.) para pasar el día del 4 de Julio. En Boston tiene lugar la celebración en The Esplanade, un parquecito que hay cerca de Public Garden, junto al Río Charles, donde se encuentra un auditorio al aire libre (Hatch Memorial Shell). Ese día en ese auditorio tienen lugar actuaciones de numerosos artistas conocidos que a partir de las 8 pm ofrecen su música de forma gratuita a todos los que acudan a The Esplanade. Este año contaban con la presencia de Queen Latifah, entre otros artistas. Luego a las 22:30h es cuando empieza el impresionante espectáculo de fuegos artificiales que dura aproximadamente media hora.

acceso esplanade
Fuente

Para poder asistir y coger un buen lugar cerca del auditorio, el parque abre sus puertas a las 9 am y se recomienda ir temprano para no quedarte sin sitio, ya que el aforo es limitado; de hecho para poder acceder al parque el Día de la Independencia, se establece un estricto control policial, por el que se debe pasar por un detector de armas, te cachean, inspeccionan tus bolsas, etc. Una vez pasado el control, te ponen una pulsera específica que corresponde a la parte del parque a la que te han garantizado el acceso. Una vez que se agotan las pulseras, el aforo está completo y no permitirán que entre nadie más a The Esplanade. Eso sí, con dicha pulsera podrás ya entrar y salir del parque si es necesario, teniendo una “plaza” asegurada (podéis consultar muchos más detalles aquí). Otro punto a tener en cuenta si se desea ir el 4 de Julio a Boston es que se cortan numerosas calles del centro (incluso a peatones en algunos puentes) y se prohíbe aparcar en zonas colindantes, recomendando que se utilice exclusivamente transporte público o que se acuda a pie (afortunadamente Boston es una ciudad que se puede recorrer fácilmente caminando, a pesar de su tamaño). Otras cosillas a tener en cuenta son las numerosas restricciones que establecen para poder entrar al parque (esta información y más detalles, la podéis encontrar en fuentes oficiales como ésta, más concretamente aquí y aquí, o bien aquí):

  • No se puede llevar mochilas, ni neveras rígidas o con ruedas. Sólo permiten neveras de tela.
  • No se pueden llevar bolsas de la compra, sólo bolsas transparantes, donde llevar tus cosas (billetera, llaves, snacks, bebidas).
  • No se pueden llevar ni latas ni objetos de cristal.
  • Tampoco se puede llevar alcohol ni bebidas mezcladas. Cualquier bebida se deberá llevar en su botella de plástico transparente sin haberse abierto antes (con el precinto intacto), que no superen los 2l.
  • Está prohibido entrar con armas u objetos punzantes, o spray de pimienta.
  • No se pueden llevar barbacoas portátiles, drones ni bicicletas.
  • Está prohibido llevar petardos o fuegos artificiales de cualquier tipo.
  • Se pueden llevar sillas plegables y toallas que no superen los 10’x10′.

boston restricciones

(Imagen obtenida aquí)

Dentro del parque hay numerosos stands o food trucks donde puedes comprar comida o bebida para comer allí en un picnic improvisado en el parque, si no has querido llevarte nada de casa. Nosotros después de haber pasado horas leyendo todo esto en distintas fuentes (las páginas oficiales que he citado más arriba) ante tanta restricción y viviendo a 40 minutos en coche, con toda la problemática del tráfico cortado y falta de aparcamiento disponible por la zona, el depender del MBTA (con sus horarios y los retrasos que se esperaban para ese día), y los horarios a los que teníamos que estar allí para asegurarnos entrar en el parque así como lo tarde que tiran los fuegos artificiales, con dos niños pequeños, decidimos finalmente no ir hasta Boston.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero para no perdernos el ambiente y poder vivir como buenos americanos de adopción esta celebración, estuvimos averiguando por otras localidades donde también hicieran una buena fiesta por el 4 de julio (muchos pueblecitos y ciudades organizan sus propios festivales del 4 de julio días antes de la fecha real, para aquellos que no puedan acudir a Boston, y son mucho más kid-friendly que el espectáculo de Boston). Finalmente decidimos acudir a la celebración del 4 de Julio que organizaba la ciudad de Sharon, MA, a poco minutos en coche de nuestra propia localidad. Eso sí, la fiesta la celebraban un día antes, el 3 de julio, y tenía lugar en la playa Memorial Park Beach en el lago Massapoag. Las festividades empezaban a partir de las 4pm, con un desfile al que se podía ir en bicicleta o con carritos de muñecas (obviamente es un desfile infantil), todos llevando los colores de la bandera estadounidense, y a todos los participantes les obsequiaban con un helado. A las 4:30pm empezaba un espectáculo infantil de magia, acrobacias y malabarismo. Y posteriormente ya habría música, feria de food trucks, así como stands con comida proporcionada por otras organizaciones de Sharon, juegos de feria (patitos, tiro con dardos, encestar la pelota, rifas/tómbolas…), pintacaras, petting zoo,  paseos en pony, paseos en trenecito, y una pie eating contest (muy americano esto último, ¿verdad?). Todo esto tenía lugar junto a la playa del lago, donde había mesas y bancos para poder hacer picnics, aunque la mayoría llevábamos mantas de picnics para ponernos en el césped.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aunque aquí también pusieron ciertas limitaciones y restricciones sobre qué se podía o no llevar (muy parecidas a las establecidas en Boston), lo cierto es que en los controles de acceso al parque, nadie nos revisó nada (llevábamos bolsas transparentes, como especificaban en las normas), y observamos que a todas las familias que iban con mochilas o neveras,  nadie les inspeccionaban ni echaban para atrás nada. De hecho nosotros fuimos los únicos pringados que cumplimos con las normas publicadas por la policía de Sharon y fuimos sin nevera y con todos las cosas en bolsas transparantes. Ya lo sabemos para la próxima. Igualmente hay ciertas limitaciones de aparcamiento y cortan las calles que rodean al lugar de la fiesta. Sin embargo, habilitan parkings y otras zonas de aparcamiento cercanas para que la gente pueda acudir en coche sin problema. Nosotros decidimos aparcar algo más lejos (10 minutos a pie) para ahorrarnos luego el tráfico que se formaría a la hora de volver a casa.

malabares

A pesar de ser una fiesta de una pequeña ciudad, no nos defraudó, más bien nos sorprendió el buen ambiente que había y la cantidad de cosas que tenían, muy centrado en familias con niños de todas las edades: juegos como cornhole o ladder toss ball, frisbee, burbujas, calcomanías, etc. Si uno va sin intención de gastar mucho, y disfrutar de manera low-cost, este plan era perfecto. Casi todas las actividades/juegos eran gratis, salvo el trenecito (4$/persona), el paseo en pony (5$), los juegos de feria (patitos, tirar la pelota a la canasta, o los dardos, y la tómbola), y el pintacaras. Los niños podían acercarse, darle de comer y acariciar a animales de granja (que una granja de la localidad trajo para la ocasión): conejos, patos, ovejas, cabras…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

calcomania

Un punto a favor del lugar fue la comodidad de contar con baños públicos, socorristas con puesto de socorro y primeros auxilios, así como un “chiringuito”, todo ello ubicado en una casita situada cerca de la playa del lago. Junto a la puerta de los baños había fuentes de agua potable fresquita, donde se podía rellenar cómodamente las botellas (recomendaban llevar botellas de plástico transparentes vacías, y rellenarlas allí; para evitar introducir líquidos en la fiesta).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando llegamos nosotros, al inicio del festival (sobre las 4:30pm) vimos que ya había muchísima gente que había decidido ir a pasar el día allí, bañándose en la playa (muy limpia y de arena fina, con agua tranquila, transparente y no demasiado fría), lo cual es un buen plan a tener en cuenta para próximos años. En la playa supuestamente permiten el baño sólo hasta las 5pm ese día en concreto (nosotros no llevábamos bañadores por el poco tiempo que íbamos a tener para bañarnos), pero en la práctica hasta las 7pm realmente no prohibieron el baño.

pie eating contest

Algo que nos llamó la atención como turistas fue ver de cerca una de estas competiciones tan americanas que se ven por la tele: pie eating contest. Nos propusieron participar a mi marido y a mí, pero acabábamos de cenar y no teníamos nada de hambre. ¿En qué consiste esa competición? Pues para participar, te apuntas de forma gratuita (debes ser mayor de 18 años) y a las 7:30pm acudes al stand que han preparado, te colocan una bolsa de basura a modo de babero que cubre todo tu cuerpo, colocas tus manos en la espalda y debes ser el primero en comerte una pie entera (no recuerdo si era de arándanos o de moras) sin usar las manos. Si eres el ganador, consigues un premio de 50$. Es decir si quieres comer gratis, apúntate a un concurso así, y además puedes ganar un premio… No suena tan mal, ¿verdad? Eso sí, prepárate para dar todo un espectáculo y guarrearte como un cochino delante de todo el público. Es algo apto sólo para personas que no tengan ningún pudor ni vergüenza.

Después de ver los espectáculos, jugar al cornhole y ladder toss ball, ponernos calcomanías, jugar a los patitos (es lo mejor si vas con niños pequeños, porque consiguen premio seguro y no hay frustración alguna ni decepciones…), jugar con burbujas, e ir a ver y acariciar a los animales de granja, acabamos montando nuestro picnic bajo la sombra de los árboles que había más próximos a la playa (apenas 2-3 metros de la orilla del lago). Hacía mucho calor y el sol apretaba, así que era el lugar más fresco. Allí cenamos la comida que nosotros habíamos llevado de casa, pero acabamos también cayendo en la tentación y probamos algo de los food trucks. Yo pequé con un frozen-hoagie, un bocadillo del helado que tú quisieras, con dos súper galletas con trozos de chocolate, que elaboraban en el propio food truck (mejor no busquéis el significado literal del nombre del helado, por favor). No sé por qué no lo llaman simplemente ice cream sandwich, la verdad. Así se llaman los de este famoso y exclusivo food truck de Boston (aunque parece ser que la denominación “hoagie” es algo propio de la zona de Philadelphia). Los peques tomaron unas tarrinas de helado y mi marido se tomó una limonada. La mayoría de food trucks y stands ofrecían hamburguesas, perritos calientes, chicken fingers, palitos de mozzarella, grilled cheese sandwiches, pizzas, comida mejicana, hindú… Pero nosotros ya habíamos llevado comida de casa, así que sólo optamos por algo especial de postre.

frozen hoagies truck

Foto de su web oficial

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mientras iba cayendo la noche, fuimos paseando por el festival y dejando que los niños jugasen en los distintos juegos que tenían allí, con la tranquilidad de tener nuestro lugar reservado para ver los fuegos artificiales. Ya cerca de las 9:30 pm volvimos a nuestra manta de picnic y nos sentamos a disfrutar del espectáculo de fuegos artificiales que lanzarían desde el centro del lago Massapoag (aunque hemos tomado nota de cara al año que viene: aunque haga calor y se busque la sombra bajo los árboles para cenar o merendar, el mejor lugar para ver los fuegos artificiales es en la zona de arena de la playa, sin árboles que tapen la visión en el cielo de todo el despliegue de luces y colores). El lugar estaba a rebosar y no cabía ni un alfiler, así que es importante elegir y reservarse un buen lugar con tiempo de antelación (nosotros estábamos bastante bien ubicados, aunque la copa de un árbol a veces nos impedía ver una pequeña parte de los fuegos artificiales). Y a pesar del calor que había estado haciendo durante todo el día, en cuanto cayó el sol, empezó a refrescar y se agradecía tener a mano una cazadora o rebeca (cosas del clima de aquí, siempre llevar algo de manga larga por si acaso). El espectáculo empezó puntual a las 9:30pm y duró casi media hora, resultando precioso y dejándonos con la boca abierta; era impresionante cómo se veían todos los fuegos artificiales reflejados en el agua del lago (aunque las fotos no le hagan justicia).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta fue nuestra auténtica celebración del Día de la Independencia, aunque fuese un día antes. El verdadero 4 de julio decidimos pasarlo de forma más relajada: por la mañana en la urbanización haciendo una barbacoa, y luego nos acercamos hasta la playa de Quincy, Wollaston Beach, donde pasamos la tarde jugando, paseando, y donde acabamos haciendo un picnic para cenar y ver los fuegos artificiales del 4 de julio. Allí pudimos aparcar en la misma calle donde está la playa, de forma gratuita, y sin restricciones de tiempo, lo cual se agradece. Desde esta playa se veían los fuegos artificiales de todas las localidades costeras que rodeaban la bahía y, por supuesto, llegamos a ver los fuegos artificiales de Boston, a las 22:30pm.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si fuimos a Quincy, fue porque lo recomendaban como un buen lugar donde poder ver los fuegos artificiales de Boston. Lo cierto es que nos decepcionó bastante, pues se veían bastante lejos, y el estado de la playa dejaba mucho que desear. Me recordaban a las playas de Málaga capital, con arena gruesa, llena de piedrecitas, conchitas… estaba bastante sucia tanto la arena como el agua, y de hecho, no se recomienda bañarse allí. Sin embargo, a pesar de esas circunstancias, pudimos disfrutar de un día tranquilo, frente al mar, y nos sorprendió ver todo el horizonte iluminado de fuegos artificiales, lo cual era una vista bien bonita. Para el año que viene queremos probar a ir a otro punto estratégico y tranquilo donde poder ver los fuegos artificiales de Boston, sin meternos en la ciudad. ¡Ya os contaré el próximo 4 de julio!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Fuegos de Boston, vistos desde Quincy

¿Qué os parece esta fiesta? ¿La conocíais? ¿Habéis pasado un 4th of July en EE.UU.? (podéis ver más imágenes y vídeos de cómo pasamos esta fiesta en mi cuenta de Instagram, tanto en mi galería como en Stories destacados)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .