Maine: Camden y Portland

Este pasado “puente” del 4 de julio, decidimos hacer un mini road trip y acercarnos hasta Maine, estado de la costa noreste, anexo a New Hampshire. Tampoco queríamos gastar mucho, porque las vacaciones a España las tenemos a la vuelta de la esquina y con eso ya se nos va mucho dinero. Pero tampoco queríamos dejar pasar la oportunidad de conocer otra zona de Nueva Inglaterra estos días que teníamos libres.

Así pues, tras mirar por Airbnb y ver lo mucho que se habían inflado los precios por ser fechas especiales, probamos suerte buscando hoteles, y dimos con uno que cumplía con nuestros requisitos: barato y en muy buenas condiciones, cubriendo todas nuestras necesidades. Fue el hotel Econo Lodge Hotel, en Freeport. Reservamos una habitación con dos camas de matrimonio, escritorio, TV, microondas, nevera y cafetera, tenía un pequeño vestidor, y baño. Los niños se alojaban gratis, y teníamos el desayuno incluido. Además, el parking era gratuito. La localización no era crucial para nosotros, ya que buscábamos que estuviese en un punto medio entre Camden y Portland y poder así organizarnos mejor la visita. Sólo reservamos una noche, pero la próxima vez que vayamos (porque repetir, repetiremos seguro), tenemos claro que deberemos quedarnos como mínimo 2-3 noches para poder visitar mejor Maine y sus pueblecitos.

Nos hubiese gustado ir más al norte, pero esta vez estábamos más limitados con el tiempo y el presupuesto. Así que decidimos ir hasta Camden y desde ahí luego bajar hacia el sur.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Camden es un pequeño pueblecito costero de sólo unos 4800 habitantes, con mucho encanto, lleno de rinconcitos y lugares preciosos. Sus callecitas llenas de pequeños comercios con fachadas muy cuidadas, coloridas, con simpáticos y originales letreros, flores en farolas y en las puertas y ventanas de las tiendas… Parecía sacado de un cuento o de una película. De hecho, se han grabado algunas películas en este pueblo, como la película Casper. Se puede recorrer fácilmente a pie, pero tengo que avisaros: sus calles tienen mucha pendiente, y puede resultar agotador subir y bajar tantas cuestas. Si vas con peques, mejor llevar un carrito. Y otra recomendación: mejor ir en primavera u otoño, en verano el calor húmedo no ayuda a hacer turismo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A nosotros nos hizo muchísimo calor, con lo cual después de haber conducido durante bastantes horas, y sumado a lo empinadas que estaban sus calles (y empujando un carrito doble con dos peques que ya pesan…), hizo que no lo explorásemos como Dios manda, y nos dejásemos cosas por ver. Pasemos principalmente por el puerto, Bay View Street, Main Street, Harbor Park, Camden Amphitheater… Pero no pudimos llegar hasta el casco antiguo (Historic District en High Street) ni hacer senderismo por el Mount Battie Trail o el parque estatal Camden Hills.  En la próxima visita que hagamos a Maine queremos volver a parar por Camden y terminar de conocerlo, porque realmente nos cautivó. Si vais en verano, os recomiendo que aprovechéis y probéis un helado de Camden Cone, la cola que hay de gente esperando a comprar el suyo habla por sí sola.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el puerto se pueden contratar tours en barco para dar un paseo por la costa y conocer la zona marítima de Camden, o también se puede sentar uno en las distintas terrazas con vistas que ofrecen los distintos restaurantes que hay en pleno puerto, y tener una agradable comida con vistas al mar. Nosotros no nos pudimos permitir esas experiencias porque pretendíamos que fuera un viaje cortito y low-cost en esta ocasión, pero para quien vaya con más tiempo y presupuesto, es un lugar donde merece la pena quedarse como 2 ó 3 días y poder conocer los alrededores, como Rockport o Rockland, y algunos de los faros que se encuentran a poca distancia de Camden (de hecho, desde Bay View Street, hay un lugar -Curtis Lighthouse Overlook- desde el que se puede ver el faro de Curtis Island).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nosotros tras un largo paseo por Camden, cogimos el coche (se puede aparcar por Bay View Street de forma gratuita, durante 2 horas) y nos dirigimos al hotel para ya acabar el día. Como en el hotel no había restaurante que sirviese cena, fuimos a un restaurante italiano-griego que estaba a poca distancia (aunque era necesario coger el coche, ya que no había vía peatonal y se debía ir por la carretera), Antonia’s Pizzeria, donde había una amplia oferta de comidas en el menú, y además era un lugar ideal para ir familias con niños pequeños.

Al día siguiente, decidimos levantarnos temprano, desayunar en el hotel y salir pronto hacia Portland, ya que la previsión meteorológica advertía de que vendrían lluvias y tormentas a partir de la 1 de la tarde, y queríamos aprovechar al máximo el tiempo para conocer Portland antes de que llegase el mal tiempo. Afortunadamente, lo conseguimos, y nos dio tiempo a ver todo lo que nos habíamos propuesto. Ojo: no hay que confundir Portland en Maine, con el quizás más famoso Portland de Oregon.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aparcamos algo lejos (en el parking de Whole Foods Market), lo cual nos hizo atravesar algunas zonas de Portland que habría sido inteligente evitar. Consejo: mejor aparcar en alguno de los parkings de pago que hay cerca del puerto. Lo primero que fuimos a ver fue Old Port, paseando por Commercial Street, viendo el puerto, y los distintos edificios de época, donde hoy en día hay una gran variedad de comercios, pastelerías y restaurantes de marisco y pescado; allí encontraréis el famoso restaurante Portland Lobster Co. A nosotros nos decepcionó bastante Old Port, pensábamos que sería algo más llamativo y pintoresco, pero estéticamente hablando no nos gustó mucho, si os soy sincera. Allí se pueden contratar tours en barco o en trolley (autobuses tranvía que hacen visitas turísticas por la ciudad).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nosotros desde allí decidimos acercarnos a pie hasta Victoria Mansion, una casa museo del siglo XIX bien conservada con la mayoría de su mobiliario original, considerada monumento histórico nacional. Nosotros no quisimos entretenernos en visitarla por dentro, porque teníamos prisa por las tormentas que se avecinaban.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde allí volvimos al coche y nos fuimos hasta Eastern Promenade. Allí estuvimos paseando, los niños pudieron jugar un poco en un gran playground y disfrutamos de unas bonitas vistas de Portland. Si hubiésemos tenido más tiempo (y no hubiese hecho tantísimo calor), nos habría encantado bajar hasta la playa de East End, que está allí en el mismo parque, para poder haber hecho un picnic.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con el tiempo justo, nos subimos al coche para ahora ya irnos hasta Cape Elizabeth para conocer el faro de Portland, el más fotografiado de EE.UU.. Este faro se encuentra en Fort Williams Park. Es un parque de acceso gratuito, abierto desde que amanece hasta el anochecer. Se puede aparcar allí mismo, dentro del parque, aunque el aparcamiento es de pago (nosotros pagamos 4$ por 2 horas). Lo más cómodo y práctico es aparcar en el propio parque, ya que es un área muy extensa, y con el calor y humedad que hace en verano, se agradece tener el coche cerca. En Fort Williams Park hay merenderos, en algunas partes con barbacoas, zonas arboladas, senderos, campos de juego… Además del observatorio Battery Blair o Battery DeHart, desde donde se puede observar el Faro de Portland al fondo, también hay algunos puestos de comida típica de Nueva Inglaterra, donde puedes comer unos ricos lobster rolls, sandwiches con langosta y queso, clam chowder, etc.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No se puede subir al faro, a no ser que sea durante los Open Lighthouse Days, en el mes de Septiembre. Sin embargo, sí se puede entrar y visitar el museo (pagando entrada, obviamente), que está en la planta baja. Nosotros decidimos no entrar, porque había muchísima gente y andábamos escasos de tiempo. Con visitar el faro por fuera ya nos bastó: es un faro muy pintoresco y que regala unas vistas preciosas. Realmente parece una imagen sacada de un cuadro.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pensamos en sentarnos a comer allí, pidiendo la comida en algún food truck de los que hay allí, pero hacía demasiado calor, y rápidamente se cubrió todo el cielo. Por lo tanto, decidimos subirnos al coche e iniciar el camino de regreso a casa. Y menos mal que así hicimos: nada más sentarnos en el coche y cerrar las puertas (a las 13h), empezó a diluviar (lluvia que nos acompañaría después durante todo el viaje de vuelta a casa), tal como advertía la previsión meteorológica. Aunque a la ida fuimos por la I-95 N, os recomiendo que hagáis mejor la ruta por la US-1, que es como hicimos nosotros volviendo. El camino es precioso, ya que se van atravesando todos los pueblecitos de la costa de Maine, y cuando cruzas inmensos lagos rodeados de bosques y montañas, con el océano al fondo, se ven unos paisajes que te dejan sin respiración. Nosotros lo tenemos claro, a partir de ahora, cada vez que vayamos a la costa de Maine, iremos exclusivamente por la US-1.

¿Vosotros habéis visitado Maine? ¿Algún pueblecito recomendable? Si es así, dejadlo en los comentarios, y tomaré nota para futuros viajes. ¿Conocíais Portland o Camden? Nosotros queremos visitar el Parque Nacional de Acadia y Bar Harbor la próxima vez… ¡Ya os contaré!

4 comentarios en “Maine: Camden y Portland

  1. Precisamente en el libro que me estoy leyendo ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ hablan de Portland, Maine. Aunque no ocurre trama central ahí.
    Me parece una zona preciosa pero dudo que la pueda conocer algún día 😦 Camden parece taaan bonito…

    Me gusta

    1. Anda, qué casualidad!! Es una zona realmente bonita, y que merece la pena visitarse tanto en verano (y así aprovechar las playas y el buen tiempo) como en otoño (ver los colores de las hojas es un espectáculo en toda Nueva Inglaterra). Nunca digas nunca… porque realmente nunca se sabe las vueltas que da la vida! yo jamás me imaginé que estaría viviendo aquí y visitando todos estos pueblecitos, y sin embargo, fíjate! Aquí estoy, haciendo mini excursiones por Nueva Inglaterra los fines de semana… Si algún día viajas a EE.UU., aprovecha y ven para Massachusetts, y así tienes “a mano” todos los estados de Nueva Inglaterra, pudiendo elegir hacia donde coger coche y carretera y en un día poder estar tanto en Maine, como en Connecticut. 🙂

      Me gusta

      1. Pues como soy fan de Stephen King, que es de Maine, me encantó tu post! En sus libros él cita mucho esas ciudades, Camden, Portland… Es muy bueno ver cómo son! A mí me encantaría ir a Maine para sentir el clima de los libros de King. Si no me equivoco él es de Bangor, creo que todos sus libros él habla de Bangor al menos una vez. Derry y Castle Rock, las ciudades donde se pasan sus novelas, son ficticias pero creo que él se basó en esas ciudades para crearlas. Tiene que ser una pasada. A ti te gusta Stephen King?

        Me gusta

      2. Claro! Tienes razón. A mí Stephen King me parece muy buen escritor, pero su género no va conmigo jejeje Lo paso mal si leo sus libros. Prefiero el género de novela histórica. A mi marido en cambio le encanta Stephen King. Es como tú, fan de sus novelas. Me alegro mucho de que te haya gustado el post de Maine! En cuanto volvamos a visitar el estado, escribiré nuevas entradas en el blog sobre Maine. 🙂

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .