Descubriendo Massachusetts: Provincetown y Nauset Lighthouse (Cape Cod)

Apurando nuestro último fin de semana que vamos a dedicar al turisteo por aquí este verano, decidimos ir hasta la punta de Cape Cod. ¿Y qué hay en la punta? Provincetown. Había visto algunas imágenes en internet que me parecieron bonitas, y pensamos que sería una buena oportunidad para conocer un poco más de Cape Cod, y tener la excusa de parar en el camino para ver otros lugares más.

Trayecto en coche 

Creo que empezamos el viaje con mal pie al encontrarnos todo el trayecto con tantísimo tráfico que íbamos en caravana. Teníamos en mente originalmente parar a comer en el camino en Arnold’s Lobster and Clam Restaurant antes de las 11:30 (hora a la que abría y así evitar hacer colas), chiringuito muy recomendado en todos los rincones de internet, y de ahí partir hacia Nauset Light Beach, luego subir hasta el White Cedar Swamp Trail, en Cape Cod National Seashore, y finalmente acabar nuestro road trip en Provincetown, donde queríamos ver varios puntos de la ciudad (Race Point Lighthouse, Herring Cove Beach, Pilgrim Monument…).

Pero el tráfico nos hizo darnos cuenta de que tendríamos que reestructurar el viaje de otra manera, y sacrificar algunas cosas. Viendo la hora que era, estando atrapados entre tanto tráfico, y que aún nos quedaba 1 hora y media hasta Arnold’s, y teniendo a los peques ya con hambre (eran cerca de las 11 de la mañana ya), acabamos buscando un lugar próximo a donde estábamos para parar a comer ya (bendito Google Maps). Todo esto nos hizo cambiar los planes de lo que pensábamos visitar… Pero bueno, hay que ser flexibles y estar abiertos a hacer cambios, que lo importante es disfrutar, ¿no?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Afortunadamente para el viaje de vuelta no tuvimos ningún atasco, y se hizo mucho más rápido. 🙂

Consejo: si queréis visitar Cape Cod en verano, salid bien temprano de casa (intentad estar en carretera antes de las 9:00) y así evitaréis ir en caravana.

¿Dónde comimos?

lobster pot restaurant

Lobster Pot

El lugar en el que acabamos comiendo a la ida de nuestro road trip fue Lobster Pot, en East Wareham (no es el mismo restaurante que tiene el mismo nombre en Provincetown). Un restaurante cuya especialidad es pescado y marisco, cocido, frito o en crudo, así como platos típicos de Nueva Inglaterra (como stuffed quahogs o clam chowder), aunque también sirven comida rápida como hamburguesas, sándwich de queso, fingers de pollo… para quien no sea de comer pescaíto frito. También tienen menú infantil, para familias con niños pequeños. Asimismo en otra parte del restaurante tienen una lonja de pescado y marisco fresco (y algunos vivos, como las langostas que tienen en un tanque) para aquel que desee comprar pescado recién traído del puerto y cocinarlo en casa.

lobster pot restaurant 2

lobster pot restaurant 1

Mis hijos no quisieron pescado ni menú infantil este día. Al final pidieron un sándwich de queso y una hamburguesa, acompañados de patatas fritas, formato pequeño. Un día es un día, y les dejamos que eligieran esas opciones. Salió más económico que si hubieran pedido cada uno menú infantil.

Mi marido y yo pedimos un plato de calamares y otro de gambas rebozadas. Las raciones son generosas. Además ambos platos vienen acompañados de patatas fritas (muchas), una salsa en un botecito, y ensalada de col.

lobster pot restaurant 3

De postre, no había mucho donde elegir. Sólo ofertaban helado o frappés de chocolate, vainilla, fresa y frambuesa.

La comida estaba bastante bien, porciones suculentas; aunque las gambas las he probado mejores en España, los calamares estaban realmente buenos.

El local era amplio, con muchas mesas en cabina o booth, dándole a cada comensal privacidad y espacio. Asimismo disponían de tronas para bebés o niños pequeños. Además se podía comer en la terraza que tenían en frente del restaurante, con toldo, o bien al otro lado del parking en una zona ajardinada bajo la sombra de buenos árboles, donde también tenían merenderos. Nosotros acabamos tomándonos unos helados afuera, en los merenderos, donde nuestros hijos pudieron correr y jugar un rato entre los árboles.

Nota: 7/10

 

the red barn

Red Barn Pizza & More

No teníamos pensado parar a cenar en este viaje, pero con el tráfico que tuvimos a la ida, hizo que todo nuestro viaje se fuera atrasando, y nos vimos obligados a parar a cenar antes de llegar a casa. Antes de empezar el camino de regreso a casa, cuando aún quedaban los últimos rayos de sol, decidimos ir a cenar al lugar más próximo que tuviéramos, y así ya poder hacer todo el viaje sin paradas, y si los niños querían dormirse no tener que despertarlos, y poder después traspasarlos a su cama al llegar a casa.

Miramos en Google maps, y el restaurante más cercano con mejor puntuación y buenas opiniones era Red Barn Pizza, en Eastham. Y allí que fuimos. Nuestra sorpresa fue ver lo grande que era el lugar. Constaba de 3 edificios, de gran tamaño, como de graneros se tratasen. Uno era una gran tienda de regalos y souvernirs, otro era un pequeño local con consolas y juegos, con una taquilla para poder comprar tickets para jugar a un minigolf que se encontraba detrás de la terraza exterior del restaurante; por último, el edificio principal, un granero rojo con una torreta gris anexa, donde se encontraba el restaurante y heladería. Tenía dos amplias zonas de parking, y aunque llegamos en hora punta y estaba a rebosar, pudimos aparcar el coche relativamente cerca del restaurante.

Cuando entramos, a pesar de la gran cantidad de gente y ser hora punta, la cola se movía rápido y en dos segundos ya estábamos en la barra, haciendo nuestro pedido. Eso sí, nos avisaron antes de nada de que nuestra comida tardaría media hora en estar lista, por la gran cantidad de clientes que había en ese momento. Nosotros aceptamos, y nos fuimos a una mesa en el interior del restaurante a esperar. Como mi hijo mayor se aburría, decidí salir afuera a pasar y curiosear toda la zona, mientras mi marido e hija se quedaban en la mesa esperando que llamaran su número.

Nosotros dos aprovechamos y fuimos a la tienda de regalos. Allí vendían desde dulces típicos de Nueva Inglaterra (como Cape Cod salt water taffies, fudge, maple candies…), como chuches de cualquier tipo, tazas, imanes, libros, llaveros, adornos para el árbol de Navidad, camisetas, sudaderas, paños de cocina, bolas de cristal con nieve, figuras de cristal, figuritas de cerámica… todo tipo de souvenirs de Cape Cod. La tienda era bastante grande y había una gran variedad de artículos en una amplia franja de precios, al alcance de todos los bolsillos. Una oportunidad genial para poder comprar algunos detallitos para la familia. Nosotros nos limitamos a comprar regalitos pequeñitos y que no se rompiesen fácilmente, porque solemos viajar a España sólo con las maletas de mano, y por lo tanto, contamos con poco espacio. El personal de la tienda fue muy amable fue súper amable y trataron muy bien a mi hijo, dejándolo que pagara él y recibiera el cambio (bueno, en general, el personal tanto del restaurante como de la tienda fue muy cercano y amable).

Tras recorrer la tienda, fuimos a curiosear la zona de consolas y juegos, luego pasamos por la zona del minigolf (cuesta 5$/persona), y cuando me di cuenta ya estaban llamando nuestro número por megafonía para ir a recoger nuestra comida.

the red barn golf

Como el nombre bien indica, este restaurante ofrece principalmente pizzas. Pero no se limita a eso. Ofrecen desayunos, almuerzos, y cenas hasta las 10 de la noche. Tienen platos especiales para desayunos (por ejemplo, pizzas con huevos revueltos por encima) o copas de fruta troceada. Para almuerzos y cenas, además de la amplia gama de pizzas, también se puede pedir pasta, ensaladas e incluso sopas. Asimismo hacen a la parrilla hamburguesas y perritos calientes. Nosotros ya que estábamos en modo “cheat day” optamos por la pizza favorita de nuestros hijos (se pueden personalizar y elegir los ingredientes). Así pedimos una sola cosa y no teníamos que esperar a que fueran saliendo los distintos platos, y así no nos demorábamos demasiado en cenar.

Como estaba anocheciendo, hacía una temperatura excelente afuera, el calor ya se había ido, y corría una suave brisa. Por lo tanto acabamos cambiando de mesa y cenando en la terraza exterior, junto al minigolf. Un lugar muy agradable, donde todos disfrutamos de la cena al aire libre. La pizza es una de las mejores que he probado aquí en EE.UU.. Estaba riquísima. Una pizza nos alcanzó para comer bien los cuatro. Para postre se podía elegir helados de bastantes variedades. Nuestros peques quisieron probar el helado allí, así que todos les hincamos el diente y he de decir que estaban muy ricos también.

Consejo: no ir en hora punta, porque de ser así, habrá que esperar 30 minutos a que salga la comida de la cocina. Y otro consejo, si vais a cenar en la terraza, llevad un chaleco o chaqueta porque refresca bastante por la noche.

Nota: 9/10

 

¿Qué visitamos?

Provincetown

Decidimos finalmente ir primero a la punta de Cape Cod, Provincetown, y luego en el camino de vuelta parar por Nauset Light Beach, ya que el aparcamiento de este último lugar es gratuito a partir de las 5 de la tarde.

Provincetown es conocida como “la ciudad gay”, precisamente porque el 90% de los turistas son homosexuales, y prácticamente todos los atractivos turísticos van dirigidos a este público. ¿El motivo? Lo desconozco. Nosotros fuimos por recomendaciones que leímos en internet, y preciosas imágenes que encontramos de playas, dunas, paisajes, casitas con encanto, faros… 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando llegas allí, realmente no te cabe duda de por qué la llaman “la ciudad gay”. Prácticamente todas las casas tienen colgadas banderas del orgullo gay. Lo que primero se ve en la distancia es el Pilgrim Monument, pero al llegar y caminar a pie, te das cuenta de que has llegado a la Meca gay. Sobre todo si te adentras a caminar por Commercial Street, una callecita céntrica llena de pequeñas tiendecitas, locales de comida y restaurantes, teatro, callejones de arte… Abarrotada de parejas en su mayoría homosexuales, travestis, e imágenes muy explícitas (de lo cual decidí no hacer fotos).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ayuntamiento de Provincetown

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si os soy sincera, Provincetown me decepcionó bastante. Ya nos comentaron algunos conocidos que se hacía llamar “la ciudad gay”, por ser muy liberal y prácticamente un destino vacacional exclusivo para homosexuales. Eso ya lo sabíamos. Yo no tengo problema alguno con la homosexualidad, ni la libertad de expresión. Pero me hubiera gustado saber que no era para nada un lugar apto para niños, por el ambiente que había, más parecido a un antro, con gente haciendo prácticamente exhibicionismo (paseando semidesnudos, en tanga…), personas bebidas dando un espectáculo lamentable, o todo lo que había expuesto en imágenes muy muy explícitas (obviamente, no hice fotos a esas escenas… no me va el morbo).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En cuanto a aquellas imágenes tan pintorescas e idílicas que habíamos visto en Internet… no llegamos a ver nada parecido. Commercial Street estaba tan abarrotada que apenas nos podíamos detener para hacer fotos, porque la marea de gente nos empujaba. Sí nos llamó la atención un pequeño y antiguo centro comercial llamado Whalers Wharf, con tiendecitas de souvenirs, cine y algún local con dulces típicos, que al cruzarlo te encontrabas en la mismísima playa.

whalers wharf

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al cruzar el centro comercial, sales a esta playa

Paseamos igualmente por el puerto, pero después de haber visitado Rockport o Camden, éste no nos llamó tanto la atención, aunque se podía ver muy bien toda la ciudad desde el extremo del muelle del puerto.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

The Pilgrim Monument se llega a ver desde cualquier punto de la ciudad

Finalmente quisimos acercarnos a ver desde fuera el Pilgrim Monument, pero nos encontramos que era necesario pagar entrada para poder acceder a la zona y subir a la torre (nosotros con dos peques, tan peques, y los bultos que llevábamos no teníamos pensado subir hasta arriba). Así que mucho no nos pudimos acercar a ver la torre, ya que no te dejaban pasar sin entrada (y desde fuera del museo no se puede ver bien). Además se escuchaba música disco muy fuerte dentro, y entraba cada personaje, que a saber qué clase de evento estaba teniendo lugar en ese momento en la torre. La falta de información y claridad sobre venta de tickets o qué esperar encontrar en el interior, nos echó también para atrás.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya se nos estaba haciendo tarde, y tuvimos que prescindir de ver la playa Herring Cove Beach, el faro de Race Point, o acercarnos a ver los faros Wood End y Long Point Light Station.

Nota: 4/10

Nauset Light Beach

Después de Provincetown, queríamos parar por Nauset Light Beach. Lo organizamos así porque de esta forma nos asegurábamos de que llegaríamos después de las 5 de la tarde (de hecho llegamos a las 6) y conseguiríamos aparcar gratuitamente. Si vas en temporada de verano, antes de las 5pm, se debe abonar 20$ para estacionar el coche en el parking de la playa. Y no, no hay otro lugar en el que se pueda aparcar el coche en los alrededores.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando llegamos nos encontramos con una bonita playa, con baños y duchas. Eso sí, yo que vosotros no me bañaría en esas aguas… Antes de pisar la arena, ya alertan de la presencia de tiburones en esas costas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A pesar de todo, había personas bañándose sin temor alguno. Aparcamos en el parking sin problema (es un aparcamiento amplio con bastantes plazas), y tras mirar la playa desde el mirador, procedimos a ir hacia el faro, que está a pocos metros del aparcamiento.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El faro de Nauset es muy conocido ya que es el que figura en las bolsas de patatas fritas más famosas de EE.UU. Es un faro pequeñito que sigue en funcionamiento, con una casita al lado donde vive el farero, y desde este lugar se abre un sendero entre el bosque que te conduce a otros 3 mini faros escondidos en medio de la nada, los Three Sisters Lighthouses o Las Tres Hermanas. Un lugar que parece sacado de un cuento, muy pintoresco, y rodeado de árboles que lo convierten en un lugar perfecto para hacer un picnic. A mis hijos les encantó el lugar, y no les falta razón: es precioso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Junto al faro, figuran los horarios de visita en los que se puede acceder a este faro y otros importantes faros de Cape Cod, por si a alguien le puede interesar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tras caminar y leer sobre la historias de estos faros, volvimos ya al coche para retomar nuestro camino de vuelta a casa, no sin antes parar a cenar.

Nota: 8/10

 

Obviamente, nos han quedado algunos lugares de Cape Cod por ver. Esperamos poder hacer senderismo por el Atlantic White Cedar Swamp (en el Cape Cod National Seashore), o contratar algún viaje en barco para ver ballenas, o visitar ciudades como Hyannis o Chatham… Pero todo a su tiempo. Con dos peques no podemos llevar el mismo ritmo que si fuésemos solo dos adultos. ¡Así que tenemos pensado volver en otra ocasión! Hay tanto que ver en Massachusetts…

¿Conocíais Provincetown y el faro de Nauset? ¿Habéis venido por Cape Cod? ¿Vendríais con vuestros hijos?

 

Un comentario en “Descubriendo Massachusetts: Provincetown y Nauset Lighthouse (Cape Cod)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .