Tradiciones navideñas americanas: luces navideñas desde el coche y Festival of Lights

Una americanada más es ir a ver luces navideñas en coche. Sí, como lo lees. Nada de dar un paseo a pie al centro de una ciudad a ver las luces o decoración navideña (que también se puede hacer, ¿eh?). Aquí forma parte de las tradiciones navideñas el ir a pasear en coche a ver zonas especialmente decoradas con juegos de luces, inflables o figuras de todo tipo. Por lo general suelen ser casas de particulares, a veces incluso varios vecinos se organizan y decoran las casas de toda una calle o barriada. Incluso ponen una emisora de radio que puedes sintonizar en tu coche, y se escucha todo un repertorio de música navideña que está sincronizada con los juegos de luces que han colocado por toda la fachada y jardín delantero de sus casas. Pueden estar sincronizadas con la música varias casas de toda una calle. ¡Es todo un espectáculo! En otros lugares pueden ser granjas, campings o iglesias los que se encargan de hacer todo un despliegue de decoraciones navideñas. Lo mejor es que en la mayoría de los casos no tienes que bajarte de tu coche, simplemente vas paseando en coche mientras ves todas las luces o decoración. Para días de mucho frío, lluvia, o en los que alguno de nosotros está algo pachucho pero no queremos quedarnos encerrados en casa aburridos, es un buen plan. Y por lo general (salvo por el gasto en gasolina, obviamente), es gratuito. En algunos barrios, los vecinos aceptan donativos que recolectan para donar a distintas causas: investigación para luchar contra el cáncer, militares en el extranjero, etc. Pero obviamente es algo voluntario y no hay nadie que esté allí personalmente recaudando el dinero. Si quieres hacer un donativo, lo dejas en algún buzón y listo.

¿Pero cómo nos enteramos o sabemos dónde encontrar las casas mejor decoradas u otros lugares que merecen la pena ir a ver? Afortunadamente hay webs donde publican los lugares más recomendados para hacer una visita: desde una lista con las ciudades mejores decoradas de Massachusetts hasta un mapa interactivo que van actualizando según los usuarios van encontrando “maravillas” realizadas por particulares.

Así es fácil ver qué lugares están relativamente cerca, meter las direcciones en el GPS, y hacer una ruta por algunos de esos puntos. En muchos casos es posible parar el coche para ver los espectáculos de luces tranquilamente, sintonizando la emisora de radio que hayan establecido los propietarios, y disfrutar sin prisas de los juegos de luces sincronizados con la música que escuchas desde tu propio coche. En este mismo mapa, si haces click en cada icono de bombilla, se abre una pequeña ventanita donde figura la dirección completa y en muchos casos información detallada de lo que te puedes encontrar en cada lugar: decoración con inflables, con figuras, espectáculo de luces, emisora de radio con la que escuchar la música, si debes bajar la ventanilla porque la música la tengan puesta con altavoces, si aceptan donativos, o las fechas y horas de determinados festivales, precios, etc.

Nosotros este año lo hemos hecho un par de veces. La primera lo hicimos porque llevábamos varios días encerrados en casa todos con virus varios, y nos mataba el aburrimiento, así que hicimos un tour en coche por localidades vecinas. La segunda vez visitamos otras zonas algo más lejanas, aprovechando que habíamos ido a pasar la tarde en Boston, y el viaje de regreso a casa lo hicimos haciendo algunas paradas por lugares marcados en este mapa. Aunque luego hemos descubierto alguna casa más que no han llegado a incluir en este mapa, pero que nos dieron el chivatazo por los grupos de Facebook de nuestra localidad.

Además de estos paseos en coche, hemos vuelto al Christmas Festival of Lights, en el National Shrine of Our Lady of La Salette en Attleboro, este mes de diciembre. Ya os lo mencioné en un post este lugar como actividad recomendada para hacer por Massachusetts en otoño, pero es que realmente es un plan genial para una tarde de diciembre.

¿En qué consiste? El santuario está rodeado de amplios jardines y un lago, que desde Thanksgiving hasta el 5 de enero adornan con luces navideñas, imágenes de los Reyes Magos, animales bíblicos, ángeles, la historia de Santa Claus, y la del nacimiento de Jesús. En una plazoleta, junto a los jardines, ponen un nacimiento a tamaño real precioso. Asimismo, dentro del santuario, en dos salas anexas, organizan una exposición internacional de belenes que merece la pena visitar. Cerca de los belenes, podéis encontrar un comedor, donde se puede cenar, o bien comprar marshmallows con galletas y chocolate para hacer s’mores en las hogueras que encienden en la terraza anexa al comedor (aunque si lo preferís, podéis llevar vuestros propios marshmallows, galletas y chocolate, y prepararlos). Allí mismo también encontraréis 2 ó 3 puestecillos donde se pueden comprar dulces como apple crisp/crumble (se sirve caliente), cupcakes, donuts de sidra de manzana, chocolate caliente, y sidra de manzana caliente, lo cual ayuda a sobrellevar las bajas temperaturas mientras paseamos por los jardines. Cerca del lago, hay una zona infantil con un tren y un tiovivo, y otros puestos de snacks, además de encontrarse allí el establo de Santa Claus con todos sus renos y elfos. En total a nosotros nos lleva algo más de 2 horas recorrer todo el lugar… Este año, a diferencia del anterior, el lago estaba helado y han tenido que cerrar una escalinata por ser resbaladizo por la presencia de hielo y nieve. El año anterior se podía recorrer todo sin problema. ¿Lo mejor de todo? Es un plan gratuito. Hay un amplio parking que es gratuito, y el acceso a todo el lugar es también gratis. Es cierto que aceptan donaciones en la exposición internacional de belenes, pero es optativo. Obviamente si queréis probar algún dulce o bebida de los puestecillos o cenar algo del comedor, tendréis que pagar el precio de la comida, al igual que es necesario comprar tickets para acceder al carrusel o al trenecito infantil. También se puede contratar tour en tractor o en trolley, si por vuestras circunstancias no veis pasear a pie como una opción viable. Mi consejo: id antes de las 4:30, así encontraréis el parking vacío y no tendréis que hacer cola; las luces se encienden a las 5 de la tarde, pero a partir de las 4:30 se empieza a llenar el aparcamiento y se forma una larga cola para entrar. Cuando lleguéis, aparcad el coche cerca de la salida del parking, porque cuando sea la hora de salir, el parking estará colapsado, y se forman largas colas para entrar y salir. Nosotros llegamos temprano y aparcamos pegaditos a la salida, así no tenemos que hacer ninguna espera. También es mejor ir en días de entre semana, en lugar de fin de semana, para poder estar más tranquilos sin demasiada gente.

Además de repetir plan en La Salette, este año hemos ido por primera vez al Festival of Lights de Middleborough. Sinceramente, este lugar nos decepcionó bastante. En primer lugar, no es gratuito, se debe pagar 5$ por coche, ya que se hace un recorrido en coche de apenas 5 minutos, por un camino bordeado por árboles cuyos troncos están decorados por luces (sólo los troncos, las copas no tienen ninguna luz ni adorno), luego llegas a un parking, donde dejas el coche, para poder pasear por lo que llaman “Christmas Village“, que no es más que un conjunto de cabañas de madera decoradas, algunas más que otras, con luces navideñas, y otros objetos decorativos. Allí podrás encontrarte a Santa Claus (si vas antes del 24 de diciembre) o al Grinch, comprar chocolate caliente y galletas (1$ cada uno), o adornos navideños artesanales, y ver las cabañas que participan en una competición de cabañas decoradas. El Christmas Village lo componen 3 ó 4 cabañas, que rodean un pequeño árbol de Navidad, y luego las cabañas que participan en la competición son 4 en total. Hay una zona también con alpacas que se pueden visitar y acariciar, pero salvo eso, no hay nada más. A nosotros nos decepcionó el lugar, y tenemos claro que no merece la pena volver otro año. Quizás para familias con niños más pequeños es un buen plan, ya que se recorre en poco tiempo y no se aburren, pueden ver a Santa y hacerse una foto con él (o con el Grinch si lo encontráis). Nosotros después de ver el festival de luces de La Salette o algunas de las casas de particulares adornadas, este festival de Middleborough nos pareció poca cosa… Pero ¡para gustos, colores!

¿Conocíais estas tradiciones navideñas? ¿Os gustan?

Un comentario en “Tradiciones navideñas americanas: luces navideñas desde el coche y Festival of Lights

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .