Bolitas de coco caseras

Cada Navidad en casa de mis padres y de mis abuelas se han comido bolitas de coco de El Patriarca. Además de los típicos turrones o roscos de vino/anís, las bolitas de coco no pueden faltar. Peeeeero este año nos ha tocado pasar las fiestas en Estados Unidos, y aquí no he encontrado bolitas de coco por ningún lado, ni siquiera online. Así que, ni corta ni perezosa, decidí hacerlas yo.

No es una receta nada saludable, aviso. Pero, al igual que no lo son las bolitas de coco convencionales que venden, ya que sólo las consumo en Navidad, no me quise privar (aunque es cierto que se puede modificar la receta y hacerla más saludable, como luego explicaré). ¿Queréis la receta? ¡Venga, al lío!

Ingredientes:

  • 1 lata pequeña de leche condesada
  • 150 g de coco rallado
  • 1 tableta de chocolate negro 100%

Pasos:

En un bol, echaremos el coco rallado y la leche condensada.

Mezclaremos, primero usando una espátula, y finalmente con las manos, hasta que quede una masa espesa. Si está demasiado húmeda y pegajosa, corrige la proporción y añade más coco rallado, poco a poco, sin pasarse, hasta que quede manejable.

Es recomendable cubrir el bol con film transparente y dejar la pasta en el frigorífico por 30 minutos, para que luego sea más moldeable.

Transcurrido ese tiempo, sacamos la masa y empezamos a hacer la bolitas con las manos. (Truco: si no quieres que se te peguen en las manos, puedes echarte un poco de coco rallado o de harina de coco en las palmas de las manos, a la hora de hacer las bolitas).

Ahora toca derretir el chocolate. Puedes optar por hacerlo en un cazo al baño María, o bien al microondas, en tramos cortos, vigilando que no se queme.

Cuando lo tengas, puedes pinchar las bolitas en un palo o con la ayuda de dos tenedores, las vas bañando en el chocolate derretido, asegurándote de que quedan completamente cubiertas en chocolate.

Las vamos dejando apoyadas sobre un papel de hornear o bien pinchadas en un palo hasta que el chocolate solidifique. Lo recomendable es dejarlas guardadas en el frigorífico y sacarlas únicamente cuando se vayan a consumir.

¡Y ya las tenéis listas!

También podéis hacer las bolitas de coco sin leche condensada, de forma más saludable: simplemente sustituye la cantidad de leche condensada por crema de dátiles que habremos elaborado previamente. No quedará el relleno de las bolitas de color blanco, como estamos acostumbrados, pero el sabor será similar, menos empalagoso, y las comeremos sabiendo que es una opción mucho más saludable que la receta original.

¡A disfrutarlas! (Eso sí, de forma puntual y con moderación ;))

Un comentario en “Bolitas de coco caseras

  1. Pingback: Chocolate Fudge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .