Chocolate Fudge

Si queréis sorprender a vuestra pareja, familia o amigos con una receta riquísima, pero sois nulos en la cocina… Esta receta os interesa y mucho. Hoy os traigo una receta de aquí, de un dulce muy típico que venden en las chocolaterías y tiendas especializadas de Massachusetts: chocolate fudge. ¿Habéis oído hablar de este dulce?

Es un chocolate cortado en cuadrados o cubitos, bastante tierno y dulce, a veces con frutos secos, marshmallows o trozos de galleta en su interior, a veces con mil variaciones que siempre te sorprenderán gratamente.

Este año nuestro turrón de chocolate crujiente español no vino en buen estado y fue una decepción. Ante la falta de nuestro querido turrón, decidí adoptar este dulce en nuestra gama de dulces navideños en estas fiestas. La inspiración me vino de manera repentina, al terminar de hacer las bolitas de coco caseras, y ver que me había sobrado mucho chocolate negro fundido que me negaba a tirar… Y al mirar de casualidad el cartoncillo en el que originalmente venía envuelto, encontré una receta de chocolate fudge muy simple de hacer. ¡Así que se me iluminó la bombillita! En menos de 10 minutos ya tenía mi primer chocolate fudge hecho, con mi toque personal, claro que sí. Fue tan fácil que creo que se va a convertir a partir de ahora en una receta comodín para Navidades o alguna fiesta especial. ¡Así que aquí os dejo la receta por si os interesa probarla vosotros también!

Ingredientes:

  • 1 tableta chocolate negro 100% (yo usé de la marca Ghirardelli) / 3 tazas de gotitas de chocolate semidulces.
  • 4 cucharadas de mantequilla sin sal (opcional, pero he probado a hacerlo sin mantequilla y no queda igual)
  • 14 oz de leche condensada (una lata pequeña)
  • Un chorrito de extracto de vainilla (opcional)
  • Extra (a elegir): mini marshmallows, arroz inflado, frutos secos, crema de almendras o cacahuete, m&m’s… (opcional)

Paso a paso:

Opción 1:

Echamos la tableta de chocolate ya troceada, junto con la leche condensada, mantequilla y vainilla en un bol. Mezclamos bien todos los ingredientes.

Lo pondremos en el microondas 30 segundos; sacaremos para remover y mezclarlo todo bien, y volveremos a meterlo en el microondas otros 30-40 segundos. Repetiremos este paso hasta asegurarnos de que se ha derretido por completo, teniendo cuidado de que no se queme.

Una vez derretido por completo el chocolate y mezclado de forma homogénea con los otros ingredientes mencionados antes, podemos añadir si queremos algo extra para darle un toque personal: m&m’s, arroz inflado, mini marshmallows, trocitos de galletas, frutos secos, fruta confitada… lo que queráis. Volveremos a mezclar bien para que quede bien integrado todo.

Prepararemos un recipiente cuadrado o rectangular (puede ser un tupper o fuente de horno o molde de tarta) con papel de hornear.

Vertemos la mezcla con cuidado en el recipiente con el papel de hornear bien colocado, y esparciremos bien con la ayuda de una espátula, de manera que quede cubriendo toda la superficie del molde.

Metemos en el frigorífico por 2 horas o hasta que logre tener una consistencia firme.

Transcurrido ese tiempo, sacaremos del frigorífico y trocearemos en cuadrados con un cuchillo fino y podremos guardarlos en un recipiente hermético, ya sea a temperatura ambiente (si estamos en invierno) o en el frigorífico (si estamos en verano).

Opción 2:

Derretimos el chocolate, previamente troceado, al baño María.

Sacamos la mantequilla para que esté a temperatura ambiente.

Cuando el chocolate esté completamente derretido, lo vertemos en un bol, y añadiremos la mantequilla. Mezclamos hasta que ésta esté completamente derretida e integrada en la mezcla.

Entonces añadiremos también la leche condensada y vainilla al bol. Mezclaremos bien, hasta que quede una masa homogénea. Y podremos proceder a añadir algún ingrediente extra para darle nuestro toque personal, si queremos.

Si no se quiere añadir nada más, y hacer un chocolate fudge clásico, simplemente con la mezcla de chocolate, mantequilla (opcional), leche condensada y vainilla (opcional) es suficiente.

La vertemos en el recipiente rectangular o cuadrado que hayamos elegido, cuya base y lados estarán cubiertos por papel de hornear. Extenderemos la mezcla en el recipiente con la ayuda de una espátula y meteremos en el frigorífico por 2 horas o hasta que adquiera una consistencia firme.

¡Y ya estará listo para disfrutarlo! Hace un rico postre o dulce para cualquier ocasión, y aunque es más típico comerlo durante las fiestas navideñas, aquí se vende en cualquier época del año. ¿Lo conocíais? ¿Lo habéis probado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .