De urgencias médicas por EE.UU.

{Antes de nada, quiero aclarar que hablo desde mi experiencia y conocimiento de cómo funciona el sistema sanitario en el estado de Massachusetts. No puedo generalizar, ya que cada estado tiene unos servicios, coberturas y normativas médicas diferentes, y cada persona tiene unas coberturas médicas que pueden variar mucho de un caso a otro (diferentes deducibles, copagos, etc.). Dicho esto, quiero que quede claro que lo explicado en este post puede no ser aplicable a cómo funcionan las cosas en otros lugares de Estados Unidos, para evitar dar lugar a confusión o malentendidos.}

Si vives en Estados Unidos, lo primero que debes tener es un seguro médico. Es cierto que existe una sanidad pública (Medicaid), pero sólo se pueden beneficiar de ellas aquellas personas que cuenten con bajos ingresos y cumplan algunos requisitos (podéis leer más aquí). Si estás de paso, por viaje, es muy recomendable que vengas con seguro médico de viaje. Las facturas médicas aquí pueden llegar a ser muy caras.

Como ya comenté en otro post, poco después de contratar y tener habilitado tu seguro médico es recomendable que busques y tengas asignado un médico de cabecera o de atención primaria (importante que esté actualmente “aceptando nuevos pacientes”). Así para los chequeos anuales, analíticas o cualquier consulta médica que necesites, tienes las espaldas cubiertas. Pero ¿qué ocurre si te ocurre algo y debes acudir al médico con urgencia y tu médico no tiene huecos libres o directamente el consultorio médico está cerrado?

Lo primero que deberemos saber es distinguir si tu necesidad médica es una urgencia o una emergencia. Esto es lo más importante, principalmente por dos motivos: no se saturan las emergencias o recibiremos la atención y servicios médicos que realmente necesitemos, y tu factura médica puede ser menor.

Deberemos ir al ER (Emergency Room) cuando realmente se trate de una emergencia, esto es, una situación de gran severidad, en la que la vida de la persona pueda estar en juego. En cambio, deberemos ir a Urgent Care o walk-in clinics (Urgencias o ambulatorios) cuando sea algo más leve como fiebre alta, dolor de garganta, oídos, vómitos, se necesite hacer una radiografía, y/o cuando nuestro consultorio médico esté cerrado y, por nuestro estado de salud, no podamos esperar a que nos den cita para otro día. Las instalaciones y prestaciones del ER y Urgent care son distintas, y por lo tanto es necesario saber distinguir cuándo se debe acudir a un lugar u a otro para poder recibir la atención médica que exactamente necesitamos.

Urgent care ofrece atención médica, ejercida por enfermero/as y médicos, a problemas más comunes y leves (gripe, anginas, otitis, gastroenteritis…), pueden hacer radiografías, análisis y ofrecen también vacunas de la gripe.

Las walk-in clinics son ambulatorios, pequeñas clínicas en las que atienden problemas de salud muy leves (conjuntivitis, otitis, sarpullidos, dolor de garganta…), chequeos médicos para deportistas, sin cita previa, pero no tienen laboratorio, ni RX; y te atienden enfermero/as y asistentes de médico (physician assistants).

Las ER están equipadas para cuestiones médicas mucho más complejas y serias, con quirófano, RX, laboratorio, ecógrafos, habitaciones para los pacientes, etc. pues atienden situaciones de gravedad como ataques cardíacos, hemorragias, fracturas, afectados por accidentes de tráfico, sangrado durante el embarazo…

Esto es importante saberlo a la hora de encontrarnos ante un problema médico que necesite atención médica con urgencia por varios motivos:

  • se suele cometer el error de acudir por defecto a las ER, y se acaban saturando con pacientes con problemas de salud leves, repercutiendo así en la atención y servicios que deben darles a las personas que verdaderamente están allí por cuestiones graves (insuficiencia de camillas, personal sanitario desbordado, tiempos de espera mayores…).
  • las facturas médicas son muy diferentes si vas a una walk-in clinic, a Urgent Care o a una ER. Aunque tengas seguro médico, todos los seguros médicos son de copago, y puede incluso que no te cubran los servicios que recibas en urgencias. Ir a una Emergency Room es mucho más caro que si vas a Urgent Care o a una walk-in clinic con la misma complicación médica, ya que no pagas sólo por el servicio en sí que recibas, sino por las instalaciones a las que acudes. Por lo tanto, si crees tener anginas o neumonía o tu hijo se hizo una brecha, por ejemplo, no te precipites y acudas a una ER, sino ve a Urgent Care, ya que están lo suficientemente bien equipados para poder diagnosticarte o tratar/curar heridas de ese tipo, no pagas de más y no les haces perder el tiempo a los profesionales sanitarios de ER que deben atender a personas con problemas realmente serios.
  • Si eres p/madre y abusas de ir a ER con tu(s) hijo(s) es posible que se llamen a los servicios sociales, bajo sospecha de que no están siendo bien cuidados y atendidos en casa o (en caso de accidentes domésticos -quemaduras, fracturas…) sean víctimas de maltrato.

Eso sí, si se trata de algo realmente serio y que requiere de atención médica inmediata, es mejor incluso llamar al 911 y así los propios paramédicos de la ambulancia podrán iniciar cualquier tratamiento para estabilizar al paciente y salvar su vida de camino al hospital/ER.

Os dejo este póster explicativo súper detallado que he encontrado aquí

Nosotros no hemos tenido todavía que experimentar una visita a una ER, afortunadamente. Pero sí que hemos tenido situaciones en las que hemos tenido que salir corriendo a buscar atención médica para los peques. La primera vez fue cuando mi mayor se hizo una brecha, por suerte no muy grande. Como no sabíamos exactamente a dónde acudir, y todavía estaba la consulta de su pediatra abierta, allá que fuimos; nos pasaron rápidamente y no hizo falta ponerle puntos, sólo fue necesario ponerle pegamento. Si hubiera hecho falta, también podían darle puntos en la propia consulta del pediatra. La última vez que tuvimos que salir al médico sin cita, fue hace poco con la peque; la llevamos bajo sospecha de tener gripe (hay toda una epidemia de gripe ahora mismo aquí), y aunque no teníamos cita, nos hicieron hueco y en menos de media hora ya estaban atendiéndonos. La enfermera le tomó la temperatura (¡40,5º! -en nuestra defensa debo decir que nuestro termómetro en casa no marcaba más de 37,8º y a mí me parecía que tenía mucha más fiebre de la que indicaba, y de ahí que quise llevarla al médico), midió oxígeno en sangre, la pesó, le hizo la prueba de la gripe, y dado que estaba con fiebre tan alta, inmediatamente le suministraron paracetamol (Tylenol = Apiretal); poco después vino la pediatra que, después de revisarla detenidamente, detectó ruido en el pulmón. Su diagnóstico fue neumonía (y gripe B, que dio positivo en la prueba), y quisieron derivarnos a Urgent Care para hacerle radiografía y confirmar el diagnóstico. Nos mandaron a una clínica de urgencias pediátricas que no está en nuestra localidad, a unos 20 minutos en coche. Nada más llegar nos encontramos con una pantalla táctil donde debíamos introducir los datos del paciente, y del progenitor responsable del menor de edad, junto con un escaneo de la tarjeta del seguro médico. Por lo que pudimos leer, en algunos casos también pedían escaneo del carnet de conducir. En nuestro caso, no nos hizo falta. Asimismo si acudías a urgencias y querías correr tú con los gastos médicos también podías pasar la tarjeta de crédito, para que se cobraran los gastos una vez acabada la visita por Urgent Care. Una vez hecho este “check-in“, nos sentamos en la sala de espera, y a los pocos minutos nos llamaron de mostrador para conocer más en detalle el motivo de nuestra visita a urgencias. Nos volvimos a sentar y enseguida vino una enfermera preguntando por nuestra peque. Aquí el procedimiento fue igual que en la consulta del pediatra: primero una enfermera nos acompaña a una consulta, donde comprueba peso y constantes vitales (temperatura, oxígeno en sangre…), y nos pregunta sobre el historial clínico de la paciente (enfermedades crónicas, alergias, alguna medicación que tome habitualmente o que acabe de tomar antes de acudir a urgencias, hospitalizaciones previas, operaciones anteriores, etc.). Tras concluir con todas sus preguntas, sale de la consulta en busca de la pediatra a quien informa de la situación actual e historial de la peque. En pocos minutos la pediatra entra en la sala y le hace un examen más exhaustivo, donde confirma el diagnóstico de neumonía pero no consideró necesario hacer radiografía. Directamente nos recetó el antibiótico con la dosis correspondiente (manda la receta a la farmacia que nosotros solicitemos), y nos pidió que pidiéramos cita con su pediatra en 3 días para ver cómo evolucionaba la niña. Nosotros elegimos una farmacia CVS abierta las 24 horas del día, porque al ser viernes y ya tarde, no nos queríamos arriesgar que al llegar a la farmacia desde esta otra localidad, nos la encontrásemos cerrada. Cuando estábamos llegando a la farmacia, recibimos un SMS y una llamada automática de CVS informándonos de que la medicina ya estaba lista para ser recogida. Súper rápido.

Urgencias pediátricas. Si tú o tu hijo acudís con síntomas gripales, por favor, debéis coger y poneros una mascarilla de las que hay en el mostrador. Lo que se encuentra junto a la puerta, es un surtidor de gel de manos bactericida desinfectante (aquí en EE.UU. lo hay en todos los sitios, incluso en las puertas de los supermercados).

Lo cierto es que el trato que hemos recibido ha sido espectacular en todos lados, tanto en la consulta de su pediatra, como en urgencias así como en la farmacia. Muy empáticos y atentos, siempre cariñosos con la peque y siempre teniendo pequeños detalles y obsequios para ella (pegatinas de sus dibujos favoritos, mascarillas, jeringuillas, guantes, imprimibles para colorear…). De hecho, tres días después de nuestra visita a urgencias, la médico que la atendió allí nos llamó para saber cómo seguía. Asimismo, teníamos revisión a los tres días en la oficina del pediatra, aunque nos habían dado cita con otra doctora; pero en el último momento, nos llegó una notificación por correo electrónico avisándonos de que había habido un cambio de pediatra para nuestra cita… Cuál fue nuestra sorpresa, al descubrir que la pediatra que había hecho el cambio había sido la pediatra que nos atendió el primer día, y quería ser ella la que volvía a atender a nuestra hija para ver su evolución. Son detalles que nos han gustado y dado mucha confianza.

Ahora sólo toca esperar que la oficina de Urgent Care mande la factura y sepamos por cuánto nos ha costado la visita a urgencias aquí en EE.UU… ¡Os mantendré informados!

4 comentarios en “De urgencias médicas por EE.UU.

  1. Vamos lo que viene siendo en España, más o menos, urgencias ambulatorias y urgencias del hospital. Me pone mala la gente que va corriendo al hospital por una tontería… como en España no te cobran…

    Me gusta

    1. Sí, algo así… aunque aquí tienes 3 opciones (ER, Urgent Care y walk-in clinics), en España sólo 2 (urgencias ambulatorias y de hospital). Así está España ahora mismo, con todos sus hospitales colapsados por la gripe. Aquí de todas formas, aunque duela en el bolsillo, hay mucha gente que desconoce estas diferencias, y luego cuando reciben la factura se llevan la mano a la cabeza… Incluso los propios americanos, ¿eh? Incluso aquí en un mismo edificio, puedes tener por una puerta Urgent Care y en otra ER, te equivocas de puerta y ya la has liado… luego toca pagar a plazos durante 2-3 años el facturón (te hablo de facturas 3000-10000 dólares por ir a ER por un simple dolor de tripa), por un error tan simple como meterte por la puerta errónea.

      Me gusta

    1. jajaja pues sí… ¡a las malas! En España la pena es que el sistema está ya desbordado (principalmente porque la gente en España abusa mucho del sistema sanitario), las esperas son interminables, los hospitales y urgencias casi siempre colapsados, y ya ni hablemos de las largas listas de espera para tratamientos, transplantes, etc. Aquí aunque se critique el coste, al menos de la eficiencia, rapidez, calidad y trato humano no nos podemos quejar. ¡Una de cal y otra de arena! jajajaja Lo que se dice aquí: “you get what you pay for”.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .