Hornazos de Priego de Córdoba

Hoy, Viernes Santo, os traigo una receta muy típica y característica del pueblo de mis padres y abuelos, Priego de Córdoba… Y es que no es Viernes Santo, si no tienes un gracioso hornazo con forma de gallinita, o “pavica” para que reciba la bendición de Jesús Nazareno en el Calvario. Todo el mundo los encarga en las panaderías locales o los hacen en casa, haciendo una masa de pan ácimo (sin levadura) que envuelve un huevo duro, con la forma de una simpática gallinita, como es costumbre, o de otras graciosas figuritas que se han ido haciendo más comunes en los últimos años.

Nosotros siempre hemos pasado la Semana Santa en Priego, hasta que nos vinimos a Massachusetts. Por eso nunca tuve la necesidad de hacer yo misma los hornazos. Siempre mis abuelas los encargaban en las panaderías de al lado de sus casas. Este año ha sido diferente, y al estar tan lejos, no queríamos dejar de celebrar el Viernes Santo como acostumbramos. Así que nos hemos puesto a hacerlos con los peques y ha sido un plan perfecto para tenerlos entretenidos en este confinamiento (gracias a la pandemia de Coronavirus). Lo mejor de todo: son muy fáciles de hacer y sólo necesitas ingredientes muy básicos, presentes en todas las cocinas.

¿Qué necesitas?

(Para unos 8 hornazos)

  • 8 huevos duros
  • 400 gr de harina
  • 240 ml de agua tibia
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de AOVE
  • trozo de fieltro rojo, lana o tela roja
  • granos de pimienta
  • Palillos de dientes

Pasos:

Disolvemos la sal en el agua tibia, y le añadimos el aceite.

En un bol en el que tendremos la harina, echamos el agua con la sal y el aceite, e iremos mezclando con una espátula, hasta que se integren bien los ingredientes.

Procederemos a amasar a mano la masa. Cuando esté todo más o menos homogéneo, dejaremos reposar unos 10 minutos, para que se integren mejor los ingredientes.

Luego continuaremos amasando un poco más, hasta que quede una masa manejable, que no se pegue al bol ni a las manos. Dejamos reposar otros 10 minutos.

Transcurrido ese tiempo, procederemos a darle la forma de la típica gallinita. Primero cogeremos un trozo de masa y le daremos la forma circular de la base de la gallina. Colocaremos en el centro un huevo duro, y cubriremos con otro trozo de masa, dejando al descubierto el lado ancho del huevo, como si asomara por el culo de la gallina.

Con dos bolitas pequeñas de masa, haremos las alas y pegaremos al cuerpo de la gallina. Con un trocito algo más grande de masa, en forma de churro o cilindro, haremos el cuello y cabeza de la gallina. Para que se mantenga erguido, le colocaremos un palillo de dientes y lo uniremos al cuerpo de la gallinita.

Ahora toca decorar la gallina: para los ojos se colocan 2 granos de pimienta (yo no tenía así que usamos lentejas), un trozo de fieltro o tela roja se colocará como cresta (yo usé cartulina roja, porque no tenía ningún textil rojo), para dar la forma del pico, de las plumas en cuerpo, cola o alas, o del nido en la base, haremos pequeños cortes con unas tijeras.

Finalmente, hornearemos a unos 180ºC unos 35 minutos o hasta que veamos que se empiezan a dorar los bordes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .